sábado, 23 de agosto de 2014

TE BLANCO: EL MEJOR ANTIOXIDANTE DEL MUNDO


El  té  blanco  originario  de  las  altas  montañas  de  la 

provincia china de Fujian, es en realidad un té verde del

cual  sólo se recogen los brotes, antes de que se abran, 

que  surgen  al principio  de  la  primavera.  Su color es 

verde  pálido  con  un  finísimo  vello blanco (de ahí su 

nombre). Es en ese momento cuando toda la energía y 

todos los nutrientes de la planta se concentran en los 

brotes.


Es  una  bebida  que  se  puede  tomar  cada día ya que 

además   de  un   sabor  agradable  tiene  un  sinfín  de 

beneficios para nuestro organismo.

Las propiedades del Té Blanco:

El  té  blanco  es    mucho  más eficaz que el té verde ya 
que   contiene   tres   veces   más   polifenoles 
(un antioxidante muy potente que ayuda a aumentar nuestras defensas y colabora en la lucha contra los radicales libres).

Si tenemos en cuenta que los radicales libres oxidan las células y que eso favorece el envejecimiento y las enfermedades (incluso el cáncer) podemos entender que algunos estudios digan que tomar té blanco aumenta las defensas, combate el envejecimiento celular y es un buen aliado para prevenir el cáncer.
Protege contra las caries dentales gracias a su riqueza en Flúor.
Combate la fatiga física y mental. Aumenta la capacidad de concentración y memoria.
Tiene la mitad de cafeína que el té verde por lo cual está más recomendado para la gente más nerviosa o que no necesitan ese efecto excitante.
Ideal en dietas antiobesidad ya que no tiene calorías, es muy agradable, aumenta nuestra energía, es suavemente diurético y favorece la eliminación de grasas.
Es un buen aliado ante enfermedades cardiovasculares ya que baja los niveles del colesterol LDL (el “malo”) y de triglicéridos.

Poder antioxidante

El té blanco ha sido descubierto recientemente como el 
antioxidante más potente de la naturaleza.

El té blanco es 100% más  eficaz que el té verde porque contiene tres veces más polifenoles; un potente antioxidante presente en todos los tipos de té y muy conocidos por aumentar las defensas del organismo y neutralizar la actividad de los radicales libres.



Los radicales libres causan una oxidación de las células que, en ocasiones, pueden provocar cáncer. Gracias a estos polifenoles se neutraliza la acción de los radicales  libres.

Por otro lado, el té blanco es capaz de proteger la producción de lípidos 10 veces mejor que el té verde.

Además este té por sí solo es bastante más eficaz que la vitamina C y la vitamina E juntas.

En definitiva, el té blanco, en realidad un té verde, tiene cualidades especiales.  Además, es muy útil en tratamientos de belleza, para  el cuidado de la piel.

¿Sabías que el Té blanco?

La elaboración del té blanco ha sido uno de los secretos mejor guardados durante siglos ya que era un té de uso exclusivo para el emperador y sus allegados. La gente del pueblo llano no podía beneficiarse de este té  que se decía que contribuía a la inmortalidad. La pena  por probarlo era la muerte.

El Té Blanco, al igual que el Té Rojo y la mayoría de los tés, se suele conseguir en herbolarios, comercios de alimentos naturales o aquellos especializados en su venta. (Es posible que en algunos países aún no se encuentre). 

Estos son algunos tés blancos clásicos oriundos de China:

El Yinzhen y sus hilos de plata: Es un té blanco súper reputado,que tiene forma de agujas de plata, brillantes, suaves y con un aspecto que, con tan sólo mirarlo, te das cuenta de la inmensa calidad que tiene. Es costoso y se produce habitualmente en la región de Fujian.
El Yu Rong, otra variedad reputada: Se trata de una variedad también bastante exclusiva, cuyas jóvenes hojas se asemejan, en cierta forma, con las plumas de los patos. Rico, delicado y, en cierta forma, con una infusión cercana al té verde.
El white pu-erh, una mezcla de té rojo y té blanco: ¿Sabías que existe una variedad de té blanco que se somete a los procesos del té rojo? ¿O debería decir una variedad de té rojo que se hace con jóvenes hojas de té blanco? Como sea, es una variedad muy peculiar e interesante, que incluso se puede conseguir en occidente.
El Bai Mu Dan, uno más accesible: El Baimudan es uno de los tés blancos más populares que existen, sin llegar a ser de las categorías más bajas, pero igualmente tampoco siendo una variedad exclusiva. Algo asequible y disfrutable por igual.
Gong mei y Shou mei, dos variedades para las clases populares:Son las dos variedades más "vulgares" de té blanco. Se hacen con hojas pequeñas y sobras, pero pueden ser adquiridas por cualquiera. Suelen tener un sabor algo más fuerte.
Otros tés blancos de otros países:

Té blanco de Darjeeling: Muy delicado, suave y tan reputado como su similar pero en versión negra.
Té blanco de Ceilán: Un té que se caracteriza por tener un sabor muy delicado, con notas de pino, miel y aromas licorosos. Interesante si lo encuentras disponible.
Té blanco de Assam: Algo raro de conseguir, pero muy interesante en líneas generales. De sabor malteado y dulzón, suele ser difícil de ver, pero muy interesante para probar.