miércoles, 26 de octubre de 2011

DIETA ORTOMOLECULAR

La Doctora Kousmine nació en Rusia en 1904, en el seno de una familia acomodada.

Desde 1908 su padre, pequeño industrial, la llevaba a pasar el invierno a Suiza.

En 1916, a causa de la guerra, se instalan definitivamente en ese país. «En los años 40 "cuenta su libro Salve su Cuerpo" el índice de cánceres aumentaba. Pensé que debía intentar comprender esta enfermedad. Instalé un laboratorio en la cocina de mi apartamento y estuve estudiando ratas durante 17 años. Busqué en el instituto Curie de París una especie de rata que desarrollaba cáncer mamario en un 90% de casos. En dicho Instituto eran alimentadas con comprimidos nutritivos, pero yo no podía pagarlos y les daba pan seco, trigo integral, zanahorias crudas y levadura de cerveza. Es decir, mezclaba una alimentación natural con otra desvitalizada, como el pan blanco. La proporción de tumores descendió al 50%. Al principio no comprendí la causa, pero más tarde supe que eran los alimentos crudos y naturales los que disminuyeron de forma tan importante el índice de tumores».

La Doctora Kousmine ha puesto a disposición de médicos y enfermos una larga experiencia para prevenir y tratar enfermedades degenerativas.

Consciente del desinterés de sus colegas, afirmó: «el cambio de mentalidad pasará por los enfermos, no por los médicos».

La esencia de su mensaje es que cada uno de nosotros es el directo responsable de su salud.

Su concepto hipocrático de «SOMOS LO QUE COMEMOS» Y «NO HAY ENFERMEDADES DEGENERATIVAS SIN INTOXICACIÓN CRÓNICA DEL INTESTINO» dio forma a su método, basado en 4 pilares:


Alimentación sana: hay que reducir las proteínas animales y grasas saturadas, suprimir los azúcares, harinas y aceites refinados y sustituirlos por alimentos frescos, granos enteros y aceites prensados en frío.




Limpieza intestinal: las enfermedades degenerativas van estrechamente vinculadas a la intoxicación crónica que empieza en el intestino y el hígado. La práctica regular de enemas forma parte de su método.


Alcalinización de la orina: la dieta occidental es adificante. Para neutralizar dicha acidez el organismo debe recurrir a sus reservas de sales minerales, creándose una carencia de las mismas, que hay que corregir.


Suplementación con vitaminas y minerales: la dieta occidental es excesiva, pero crea muchas carencias, en particular de vitamina F, al consumir aceites refinados y grasas saturadas.

Los suplementos en vitaminas y minerales formaban parte también de su método.


El resultado de poner en práctica este método es que a los pocos meses aumenta el potencial de salud y bienestar del paciente.
--------------------------------------------------------------------------------
PAUTA DIETÉTICA KOUSMINE DE MANTENIMIENTO.


DESAYUNO

CREMA BUDWIG:
Batir en crema 4 cucharaditas de café de queso desnatado blanco (entre 0-20% de materia grasa) o yogurt desnatado con 2 cucharaditas de café de aceite de girasol, lino o germen de trigo PRENSADO EN FRÍO (no refinado).

La emulsión debe ser completa, para lo cual se batirá vigorosamente el aceite con el lácteo mediante un tenedor. Añadir el zumo de 1/2 limón, 2 cucharaditas de café de un cereal integral recién molido, 2 cucharaditas de café de un fruto oleaginoso recién molido (o entero) y para endulzar se utilizará 1 plátano chafado maduro o un poco de miel, azúcar de caña o frutos secos. A la mezcla se puede añadir alguna fruta del tiempo, la manzana, es ideal, pero puede ser otra fruta.

Los cereales a utilizar pueden ser la avena, el arroz, cebada, maíz, mijo. En caso de intolerancia al gluten o enfermedad celiaca, se evitará el trigo, avena, cebada y centeno y se sustituirá por mijo, trigo sarraceno, arroz.

Si se sufre de estreñimiento, es mejor la avena, si por el contrario hay diarrea, es mejor el arroz integral. No mezclar cereales el mismo día.

En cuanto a los frutos oleaginosos, elegir 1 o 2 por día: nueces, almendras, avellanas, piñones, pipas de girasol, pipas de calabaza, sésamo, etc.

Los que tengan intolerancia a los lácteos, sufren artritis, eczemas, etc. es mejor evitarlos y sustituirlos por: yogur de soja, tofu o bien crema de almendras o de sésamo que no tenga azúcar (de venta en tiendas dietéticas).

Los que prefieran comer los ingredientes por separado, pueden hacerlo. En este caso se puede sustituir la harina de cereales por un buen pan integral, añadirle un poco de aceite de girasol o bien crema de sésamo. O simplemente comer el pan integral con frutos oleaginosos, un poco de queso tierno y fruta.

MUESLI:

Este desayuno  es del Dr. Bircher-Benner, también de Suiza. Constituye una alternativa, pero entonces hay que tomar aparte el aceite de girasol o sustituirlo por frutos oleaginosos. Para confeccionar el muesli se procede de la siguiente forma: exprimir el zumo de medio limón y de media naranja (o de una naranja entera) y dejar remojar en él 2 cucharadas superas de copos de cereales. Mientras tanto rallar una manzana, añadir 1 yogour descremado y mezclarlo con los copos y el zumo. Se le puede añadir cáscara de limón rallada y endulzar con un poco de miel.

Si no hay problemas de peso, se puede enriquecer con frutos secos u oleaginosos.

OTRAS OPCIONES:

Para los perezosos, otra opción consiste en comer fruta del tiempo a la que pueden añadir un poco de pan integral o frutos secos u oleaginosos.

LO QUE NO SE DEBERÍA DESAYUNAR:

Café con leche, tostadas de pan blanco, mantequilla, mermelada, croissan, bollería en general.

Es importante que los niños dejen de comer bollería, porque lejos de alimentarles, les crea carencias alimentarias, estreñimiento, caries, les baja las defensas, etc. Tampoco insistir en la leche si no les gusta, pues es muy alergénica.

ALMUERZO

25% de alimentos crudos (ensalada variada a la que se añadirá algún germinado).

25% de verduras hervidas o mejor al vapor.

25% de cereales integrales (o patata, también al vapor).

25% de proteínas animales (pescado, huevo, pollo, a ser posible de payés y no de granja).

Los vegetarianos pueden sustituir este apartado por un 25% de legumbres secas (lentejas, alubias, garbanzos, habas, guisantes, soja, etc.) o bien unos cuantos frutos oleaginosos (nueces, almendras, avellanas) crudos.

Complementos: Aliñar la ensalada y verdura con aceites prensados en frío, no refinados (la Dra. Kousmine aconsejaba el aceite de girasol, aunque en el Estado español existe más tradición del aceite de oliva, o el aceite de pepita de uva.

De todas formas debe ser virgen, de primera presión en frío).

Se pueden confeccionar salsas para realzar el sabor de los alimentos, puesto que al evitar las frituras, planchas, hornos a alta temperatura, etc., el sabor es más suave.

Las salsas pueden realzar dicho sabor sin el inconveniente de las sustancias tóxicas surgidas por la cocción a alta temperatura.

Las algas son un gran complemento dietético y aportan muchos minerales y vitaminas.

Postre: Las personas que no tengan problemas digestivos u obesidad, así como los niños y mujeres embarazadas o lactantes, pueden añadir un postre a base de fruta, yogurt, queso blanco, compota de manzana, etc. Evitar los dulces. El mejor postre es la manzana.

CENA

1/3 de ensalada.

1/3 de cereales integrales (aquí se evita la proteína animal).

1/3 de verdura al vapor.

Los mismos complementos que en el almuerzo.

Otra opción: Fruta del tiempo a la que se puede añadir algún complemento: sopa de copos de cereales, sopa de patata y cebolla, sopa de cebolla con pan integral, sémola integral, pan integral, yogur, queso tierno, etc.

--------------------------------------------------------------------------------
Este método requiere conocer un poco la forma de cocinar los cereales, legumbres y verduras evitando las altas temperaturas (fritura, horno, plancha, etc.). La mejor forma de cocinar es la vapor.

Es conveniente evitar dulces, harinas refinadas, pan blanco, aceites recalentados o refinados, cerdo y derivados, carnes hormonadas, bebidas artificiales y alcohólicas. Preferir frutas y verduras de cultivo biológico.

Dieta Kousmine en casos agudos o agravaciones.

Así como la dieta de mantenimiento puede practicarse sin ningún problema, la cura que sigue es aconsejable hacerla bajo vigilancia de un médico que conozca el método Kousmine o la Medicina Naturista.

La Dra. Kousmine aconsejaba una cura de 21 días dividida en 3 etapas:

Primera semana:

Alimentarse únicamente de fruta fresca en pequeñas cantidades y zumos de frutas u hortalizas recién exprimidos. Cada bocado será masticado cuidadosamente. Por la noche se aplicará un lavado intestinal seguido de una instilación rectal de aceite de girasol o de lino.

Segunda semana:

Se harán 3 comidas al día compuestas de alimentos crudos. Fruta fresca, zumos, frutos secos, granos oleaginosos, cereales germinados o molidos crudos, miel, polen, yema de huevo biológico crudo, queso blanco casero, yogurt casero hecho con leche fresca, aceite prensado en frío y verdura cruda o ensalada.

Veamos el menú:

Desayuno: fruta fresca + crema Budwig.
Comida: ensalada con aceite virgen + una cucharada de cereales molidos o germinados, queso blanco o yema de huevo.
Cena: fruta, yogurt y una cucharadita de aceite virgen o bien fruta y frutos oleaginosos.

Tercera semana:

Se añadirá algún cereal hervido y verdura al vapor. En los dos siguientes meses se aconseja evitar las otras proteínas animales.

Caldo depurativo alcalinizante:


Se hace hervir cebolla y apio durante 20 minutos y se guarda el caldo en la nevera para varias veces. Media hora antes de comer y cenar se tomará un tazón de este caldo (tibio) con el zumo de limón. Esta práctica es muy desintoxicante y reduce el nivel de acidosis del organismo.

Suplementación con vitaminas y minerales, puesto que existen múltiples carencias debidas a la alimentación con productos refinados. Este apartado debe ser personalizado por el terapeuta según las necesidades de cada paciente.

martes, 25 de octubre de 2011

COLAGENO, EL SECRETO DE UNA PIEL JOVEN

La dermis es la responsable de la actividad cutánea y de ella dependen la resistencia y la flexibilidad de la piel.

Está formada principalmente por fibras de colágeno y de elastina, ambas con una composición y estructura similar. En la dermis se encuentran también los fibroblastos, células que sintetizan las proteínas que formarán estas fibras.

Con los años, las fibras de colágeno y elastina de la dermis van perdiendo poco a poco sus propiedades de extensión y recuperación.

En las zonas de mayor flexión aparecen finas líneas que se convierten en arrugas cuando la flacidez las remarca.

En base a los Estudios in vitro e in vivo  así como en el uso masivo de cremas tópicas con base de colágeno para reafirmar la piel,  se  creyó  razonable  pensar  que  este  proceso  de  envejecimiento  dérmico podría ralentizarse si, mediante la alimentación, aportamos un suplemento de aminoácidos propios del colágeno, fácilmente biodisponibles, de tal manera que los fibroblastos dispongan con facilidad de los “eslabones” (aminoácidos) para formar el entramado elástico de colágeno y elastina que le da a la piel su aspecto firme y terso.

En el año 2006, la Dra. Giménez Arnau, del Servicio de Dermatología del Hospital del Mar de Barcelona (España), evaluó el efecto de la ingesta de 10 g diarios de colageno hidrolizado, por vía oral sobre la morfología dérmica, a través de un estudio aleatorizado y doble ciego.

La experiencia se efectuó durante 3 meses en 50 voluntarias sanas posmenopáusicas.

Los efectos se valoraron mediante técnicas no invasivas de medición de los cambios en las arrugas de las comisuras oculares (“patas de gallo”), consistentes en efectuar réplicas de silicona sobre la región temporal de las voluntarias, cuyas imágenes se analizaron después mediante ordenador.


A pesar de que solo un 58% de las voluntarias finalizó el estudio, por razones diversas ajenas al mismo, se obtuvo una neta mejora del tratamiento  frente  al   placebo   en   todos   los   parámetros estudiados (número total, longitud, profundidad y superficie de las arrugas), especialmente en el número total de arrugas. La seguridad del producto fue total, no registrándose ningún efecto adverso en relación al tratamiento .

EL COLAGENO, TRATAMIENTO ORTOMOLECULAR PARA LA ARTRITIS Y LA OSTEOSPOROSIS

El colágeno es la proteína más abundante de nuestro cuerpo y el componente básico de la piel, huesos, ligamentos, tendones y cartílagos, incluidos los que protegen las articulaciones.

También forma la estructura de la pared de los vasos sanguíneos, córnea ocular, dentina, encías y cuero cabelludo, así como del tejido conectivo que envuelve nuestros músculos y órganos vitales.

Como todas las proteínas, el colágeno está constituido por cadenas de aminoácidos. Pero el colágeno presenta dos características que le hacen único. En primer lugar, su composición presenta un alto contenido en los aminoácidos glicina y prolina, siendo la única proteína con las formas hidroxiladas de la prolina y la lisina.

Además, el colágeno es una proteína fibrilar, con una estructura muy larga y compleja. Se forma a partir de tres cadenas, de unos 100.000 Daltons cada una (unos 1000 aminoácidos), que se enrollan y enlazan formando las llamadas triples hélices de tropocolágeno. Estos tropocolágenos se enlazan por sus extremos, formando largas hileras que, a su vez, se alinean paralelamente, uniéndose para formar las microfibrillas, que queden estabilizadas por puentes de hidrogeno. Estas microfibrillas también se alinean y unen en paralelo para formar las fibrillas, las cuáles hacen lo mismo, originando las fibras.

Son estas fibras de colágeno las que aportan su gran resistencia y elasticidad a los tejidos que forman nuestro sistema locomotor, de sustentación y protección.

Aunque una dieta rica en colágeno podría hacer innecesaria la suplementación con esta proteína, nos encontramos con que no todo el colágeno que ingerimos es utilizado por nuestro organismo con la misma eficacia y rapidez. Como hemos visto en el apartado anterior, el colágeno nativo es una molécula grande y compleja, de difícil absorción por el aparato digestivo.

Si lo ingerimos crudo, prácticamente no se aprovecha e incluso puede provocar digestiones largas y pesadas, originando flatulencia y malestar. Además, muchos de los alimentos con un alto contenido en colágeno presentan perfiles nutricionales poco recomendables para una dieta diaria, bien sea por su alto contenido en grasa (embutidos) o en azúcares (postres gelatinosos), o por requerir tiempos largos de elaboración (caldos de carne y pescado, algunos platos de la cocina tradicional a base de cartílagos como los pies de cerdo, cocidos, etc.).

COLAGENO Y ARTROSIS

la artrosis es una enfermedad articular crónica muy dolorosa, que consiste en la fragmentación y pérdida de cartílago hialino, con posterior formación de osteofitos y esclerosis ósea.

Es la artropatía más frecuente, hasta el punto de que más del 70% de los mayores de 50 años tienen signos radiológicos de artrosis en alguna localización.

La prevalencia aumenta claramente con la edad, siendo rara en menores de 45 años, presentando una mayor incidencia en mujeres que en hombres.

Equipos científicos de diferentes países han intentado comprobar esta hipótesis y, prácticamente todos los que han utilizado dosis mayores a 7 g/día durante periodos entre 3 y 6 meses, han obtenido resultados positivos, tal como lo podemos ver en este apartado dedicado a los estudios iniciales y en el siguiente donde se exponen los estudios clínicos más recientes, en los que ya se ha valorado la significancia estadística de los resultados obtenidos.

En 1979, el Dr. Krug (Alemania) administró un preparado de hidrolizado de gelatina (equivalente al HC), con vitamina A y L-cistina a una dosis de 7 g/día durante 6 meses, a 120 pacientes entre 13 y 70 años, que presentaban diferentes patologías en articulaciones periféricas y en la columna vertebral, así como lesiones post-traumáticas de cartílago. Las conclusiones del estudio fueron que la mayoría de las lesiones articulares y condropatías tratadas en estadios tempranos reaccionaron de forma positiva al preparado con HG, demostrando un enlentecimiento en el curso de la enfermedad y una disminución en la sintomatología clínica. El efecto positivo fue mayor en los pacientes jóvenes y la tolerancia del preparado fue excelente (16).

En 1982, el Dr. Götz (Alemania), en un estudio sobre pacientes jóvenes afectos de condropatía rotuliana, obtuvo una clara mejoría de los síntomas en el 80% de los casos tratados durante tres meses con un suplemento a base de HG combinada con acetato de retinol y L-cisteína (17).

En el año 1991 el Dr. Adam, del Instituto Reumatológico de Praga (República Checa), llevó a cabo un estudio clínico doble ciego, de dos meses de duración, en 52 pacientes con artrosis de cadera y rodilla. Los agentes, en dosis de 10 g día, fueron: gelatina, gelatina suplementada con glicina y fosfato cálcico, HC y un placebo (ovoalbúmina). El dolor articular se valoró mediante una escala Liker y el consumo de analgésicos. Los resultados demostraron una neta disminución del dolor percibido por los pacientes que habían ingerido los productos de gelatina/colágeno, especialmente el HC, con una clara reducción de su consumo de analgésicos.

En el año 1996, el Dr. Beuker, del Departamento de Medicina Deportiva de la Universidad Heinrich Heine de Düsseldorf (Alemania), estudió un grupo de 100 personas de edad avanzada a las que clasificó en dos subgrupos: a uno se le suplementó la dieta con una dosis diaria de 10 g de HG durante 6 meses, al otro grupo con un placebo. En este estudio sobre una población geriátrica, el tratamiento con HG muestra una clara mejoría en la función articular y más del doble en el descenso del dolor percibido por los pacientes tratados respecto a los que habían recibido el placebo.

COLAGENO Y OSTEOSPOROSIS

La osteoporosis es una de las enfermedades óseas más extendidas. Generalmente se presenta a partir de los 50 años, siendo 8 veces más frecuente en la mujer que en el hombre.

La pérdida de masa ósea origina una menor resistencia del hueso que provoca roturas de cadera, de los huesos de la muñeca o de las vértebras.

Hasta ahora la prevención de la osteoporosis a través de la alimentación se había basado en suplementar la dieta con sales cálcicas. Sin embargo, cada vez es más evidente que la descalcificación del hueso está más ligada a la incapacidad de fijar el calcio al entramado de colágeno que a una falta de sales cálcicas en la dieta, y que la falta de fijación del calcio a la estructura colágenica es el resultado de la pérdida de colágeno en este tejido debido al envejecimiento de esta proteína.

Este hecho ha llevado a muchos investigadores a pensar que suplementar la dieta con un colágeno fácilmente disponible y asimilable (hidrolizado de colágeno), podría ayudar a combatir o a prevenir esta grave enfermedad. A pesar de los resultados alentadores obtenidos en cultivos in vitro sobre osteoblastos y osteoclastos (acceder a la entrada “Estudios científicos no clínicos”), hasta ahora no se han podido hacer estudios clínicos de gran alcance al respecto, debido a que probar esta hipótesis requiere tiempos muy largos y “n” muy elevadas, así como técnicas de medida fiables y comparativas, a un coste asumible.

Sin embargo, disponemos de un buen trabajo piloto del año 1999, realizado por el Dr. Adam del Instituto Reumatológico de Praga (República Checa). Fue un estudio clínico doble ciego, aleatorizado, sobre 94 mujeres diagnosticadas de osteoporosis posmenopáusica. A la mitad del grupo se le suministró un suplemento de HC con calcitonina y a la otra mitad se le administró lactosa (placebo) y calcitonina. Se comparó los niveles de piridinolina urinaria/creatinina y deoxipiridinolina urinaria/creatinina (indicadores de la degradación del colágeno, la mayor parte de la cual puede atribuirse a la degradación de colágeno óseo) en orina, al inicio del tratamiento y a los 6 meses, encontrando que, en las pacientes que se les había suministrado el suplemento, estos valores se habían reducido más del doble que en las pacientes tratadas con placebo (p< 0,05). 

Su conclusión fue que la terapia para pacientes con osteoporosis posmenopáusica consistente en suplementar la dieta con colageno y calcitonina.



COLINA E INOSITOL PARA ADELGAZAR

PRINCIPALES FUNCIONES

Favorece el metabolismo de grasas y colesterol. Mejora funciones de vesícula biliar, bazo y timo. Previene trombosis coronarias, arterioesclerosis, hipertensión, glaucoma. Alivia los calambres en piernas causados por bloqueo de circulación. Ayuda a mejorar la memoria incluso en casos de Alzheimer y capacidad de aprendizaje. Influye en la mejoría de enfermedades de riñón, diabetes, hepatitis, distrofia muscular y efectos secundarios de la quimioterapia. Contribuye a que el hígado elimine toxinas.




SEÑALES DE DEFICIENCIA


Molestias de Hígado, cirrosis e hígado graso. Dificultad con la visión. Ruidos en oídos, mareos. Úlceras estomacales sangrantes. Endometriosis (causa de infertilidad femenina). Hipertensión, endurecimiento de las arterias.


Son parte de la familia del complejo B, son indispensables para la formación de las membranas celulares y necesarias para un buen estado de las células nerviosas y participan en la creación de neurotransmisores como la serotonina. (neurotransmisor, son productos químicos que transmiten mensajes entre las células del nervio).


La deficiencia de INOSITOL puede producir relajación excesiva de los músculos del intestino causando estreñimiento. La falta de INOSITOL puede producir exceso de COBRE y por consecuencia la aparición de diversos problemas del sistema nervioso (depresión, estrés, fobias, insomnio, nerviosismo, temores). La deficiencia en los diabéticos es causa de neuropatía. Contribuye a una buena función de músculos y nervios, ayuda a prevenir el desarrollo del Alzheimer.




SEÑALES DE DEFICIENCIA


Molestias en el hígado, mucosa gástrica, riñones, sistema nervioso, cerebro. Micción excesiva por ingesta de diuréticos o gran cantidad de agua. Los antibióticos inhiben su absorción. Dermatitis, caída del cabello. Psoriasis causado por el tratamiento con litio. Ceguera nocturna. Anorexia, bulimia, ansiedad, depresión, pánico, síndrome compulsivo depresivo, trastornos bipolares, déficit de atención. Síndrome de ovario poliquístico. El café, te, refrescos de cola disminuyen la concentración.

TRATAMIENTO ORTOMOLECULAR PARA LA CELULITIS

La celulitis es un problema que generalmente afecta a la mujer; que se localiza principalmente en los muslos, en la parte interna de las rodillas y en los glúteos.

Se desarrolla en el tejido conjuntivo, que está ubicado debajo de la piel, precisamente entre la piel y los músculos.

Este tejido está constituido por una sustancia fundamental, el colágeno, en el que se encuentran fibras colágenas y elásticas, que determinan en gran parte el aspecto y la consistencia de la piel.

Una falta de fibras elásticas produce un aumento de la fragilidad de la piel y favorece el desarrollo de estrías, que, obviamente, repercute negativamente desde el punto de vista estético en la mujer.
La celulitis se produce porque hay una infiltración de agua en ése tejido conjuntivo; luego ciertos elementos del mismo (llamados mucopolisacaridos) toman una consistencia gelatinosa, por efecto del líquido retenido (esto explica la consistencia típica de la celulitis: BLANDA Y GELATINOSA).

Con el tiempo la celulitis se va endureciendo y el tejido se vuelve mas duro y doloroso y aparecen estrías, lo que constituye, como ya dijimos, un verdadero problema estético.
Resumiendo: la celulitis es causada por una reacción especial de ciertos componentes del tejido conjuntivo al tener contacto con el líquido que se filtra por los capilares sanguíneos.
Este proceso se debe a una perturbación hormonal. La retención del líquido es causada por un exceso de secreción de la hormona femenina estrógeno. 

Ello ocurre dentro de un cuadro clínico que tiene varios síntomas llamado Síndrome premenstrual.
Tambien el exceso en el consumo de azúcar refinado tiene un efecto de retención de líquidos .
La Terapia Ortomolecular cuenta con recursos que pueden actuar favorablemente en el mejoramiento de éste problema:
La Vitamina C asociada a bioflavonoides (sustancias protectoras de la permeabilidad capilar) permite disminuir el pasaje de líquido al tejido conjuntivo.
La prolina, es un aminoácido que es un importante componente del colágeno.
La lisina, aminoácido que constituye las fibras elásticas y colágenas.
La Vitamina B6(piridoxina) que es necesaria para la síntesis de colágeno.
El magnesio que reduce la formación de una hormona que retiene líquido (la aldosterona) y así favorece la eliminación del mismo.
Aplicando un enfoque bioquímico al fenómeno de la celulitis utilizando los nutrimentos mencionados y algunos más, la medicina ortomolecular puede contribuir grandemente al alivio de las manifestaciones clínicas de la celulitis mejorando el aspecto estético y, consecuentemente, rearmonizando emocionalmente a quien la padece.

lunes, 24 de octubre de 2011

PRINCIPIOS DE LA MEDICINA ORTOMOLECULAR


En 1969 Linus Pauling acuñó la palabra “ortomolecular” para denotar el uso de sustancias de origen natural, en particular, los nutrientes, para mantener la salud y tratar de la enfermedad.  
El se dio cuenta de que habían sustancias que al usarlas en grandes cantidades (miles de veces la DDR) producían beneficios, pero no efectos secundarios, a diferencia de los fármacos los cuales son usados normalmente en dosis levemente más bajas que la dosis letal. Estas sustancias pasaron a llamarse “Sustancias Ortomoleculares” u “Ortomoléculas”.

La medicina  ortomolecular describe la práctica de la prevención y el tratamiento de la enfermedad en sus dimensiones física, mental y social, proporcionando al cuerpo las cantidades óptimas de sustancias que son naturales para el cuerpo y que normalmente deberían estar presentes en el mismo.

Una de las ideas clave en la nutrición ortomolecular es que los factores genéticos son fundamentales no sólo para las características físicas de los individuos, sino también para sus características bioquímicas. Por lo tanto cada persona tiene características bioquímicas individuales.
La nutrición ortomolecular normaliza el contenido molecular del cuerpo humano por medio de la alimentación saludable y la desintoxicación.


Esto se Logra Aplicando 2 Pasos:


Paso 1: Desintoxicación:
Se debe desintoxicar a la persona, y tenemos 7 consejos prácticos para lograrlo:
1. Alejarse del supermercado (acercarse a ferias, especialmente orgánicas).
2. Alejarse de la comida envasada o que haya sido preparada con materia prima envasada (acercarse a la comida natural). 
3. Acercarse a frutas y verduras orgánicas crudas. 
4. Acercarse a frutas y verduras cosechadas estando maduras. 
5. Tomar muchos jugos de frutas y verduras todos los días. 6. Los jugos de máquinas como el extractor o la licuadora son muy buenos, pero siempre es mejor un jugo que no ha sido extraído con máquinas eléctricas. 
7. Si va a comer animales: que sean rumiantes de pezuña partida en dos y si son del mar que tengan escamas y aleta. (por ejemplo: vacuno y peces). Tratar de evitar los animales de grandes empresas llenos de hormonas y alimentados con comida refinada, ya que están más enfermos que nosotros, y al comerlos adquirimos todos sus problemas.

Paso 2: Suplementación: 


Debido a la disminución de la calidad nutricional de los alimentos modernos por factores como la explotación del suelo, cosechas de vegetales inmaduros, transformación genética de los alimentos con fines lucrativos, etc. muchas veces es necesario aportar nutrientes extra a la persona.


En la medicina ortomolecular uno de los principios importantes es que la dosis de nutrientes debe darse de manera individual a cada paciente, por lo que cada caso es diferente.
Una de las opciones que existe es aplicar los nutrientes hasta ver la mejoría, pero antes de esto se debe aplicar el primer principio de la nutrición ortomolecular: conocer y entender las ortomoléculas, su funcionamiento y sus posibles efectos adversos. 

 Científicos de la Nutrición Ortomolecular


La lista de los médicos y científicos que han usado la alimentación como medicina es larga, pero podemos destacar a algunos; Hipócrates, James Lind (escorbuto), el Dr. Christiaan Eijkman, 1858-1930 Premio Nobel 1929 de medicina, El Dr. Max Gerson, 1881-1959. 
En los años 20 este gran médico comenzó observando que el cáncer podía ser curado con nutrición en conjunto con la desintoxicación (El Dr. Albert Schweitzer, ganador del Premio Nobel dijo: “Veo en el Dr. Max Gerson a uno de los genios más eminentes en la historia de la medicina”).
El Dr. Albert Szent-Györgyi, PhD, ganó el Premio Nobel 1937 por su descubrimiento de la vitamina C. 
El Dr. Frederick Klenner algunas de sus frase “La vitamina C es la sustancia más segura disponible para el médico”, “Si quieres resultados, use el ácido ascórbico adecuadamente” esto porque recalcó que si la vitamina C no es administrada en megadosis el resultado no es óptimo (este médico fue el primero en inyectar cantidades como 100 gramos de vitamina C intravenosa a sus pacientes).
El Dr. bioquímico Irwin Stone quien llevó a Linus Pauling a estudiar la vitamina C. 
El Dr. Carl C. Pfeiffer, M.D., Ph.D. sus importantes estudios y contribuciones al estudio de las enfermedades mentales, especialmente la esquizofrenia (estudió a más de 20.000 pacientes esquizofrénicos) y su famosa frase “Por cada medicamento que beneficia a un paciente, hay una sustancia natural que puede lograr el mismo efecto” (Ley de Pfeiffer).
El Dr. Josef Issels quién creyó cree que el cáncer es la etapa final, el último síntoma, de toda una vida de daño al sistema inmunológico, lo que creó un ambiente propicio para que el tumor crezca. Issels argumentó que el tratamiento convencional sólo miraba el tumor, sin reconocer este período de pre-acondicionamiento de mucho tiempo. Simplemente cortar o irradiar el tumor no era la erradicación del cáncer.
El Dr. William Kaufman Ph.D. estuvo entre los primeros médicos en emplear megadosis de vitamina B3 terapéuticamente, 5.000 mg diariamente y logró mejorar increíblemente el rango de movimiento articular en pacientes artríticos. Su frase famosa es “Noté que la niacinamida (sola o combinada con otras vitaminas) en el uso de mil pacientes por año no ha causado efectos secundarios adversos”
Como estos hay muchos más; Roger J. Williams, Ph.D, Dr. Cornelius Moerman, Dr. Wilfrid Shute y Dr. Evan Shute, El Dr. Alan Cott, el Dr. Emanuel Cheraskin médico y odontólogo, Dr. David Horrobin, PhD. que contribuyó a más de 800 publicaciones, el psiquiatra Dr. Humphry Osmond, el rebelde y luchador Dr. Desaix Hugh Riordan, tal como el luchador Dr. Matthias Rath y el Dr. Robert Cathcart III.Si usted quiere aprender realmente de nutrición ortomolecular debe estudiar los descubrimientos de estos hombres.

sábado, 22 de octubre de 2011

EL ELIXIR DE LA ETERNA JUVENTUD Y LA TERAPIA ORTOMOLECULAR


El envejecimiento celular no es solo genético, influyen en ese proceso cantidad de factores ambientales a los que se los denomina "calidad de vida". 

Por otro lado la adecuada y correcta alimentación, mas la exposición a sustancias químicas del medio ambiente son también determinantes para dicho proceso.

En líneas generales se sabe que la restricción alimentaria (comer poco pero equilibrado) prolonga la vida, mientras que las dietas hipercalóricas la acortan.

El tema alimentario es un factor muy importante para prevenir el envejecimiento, ya que a través de lo que comemos aportamos naturalmente los antioxidantes.

Pero aquellas personas que carecen del tiempo necesario para incorporar diariamente las dosis adecuadas de vitaminas a través de los alimentos, deberán optar por las ofertas que ofrecen los laboratorios y que sustituyen esas necesidades básicas.

Funciones antioxidantes de las vitaminas 

Hoy es posible discriminar cual es la función que cada una de las vitaminas cumple en nuestro organismo; a saber:

La vitamina E: Retrasa el envejecimiento celular ocasionado por la oxidación, es decir que defiende a las células de la acción de los radicales libres oxidantes y previene enfermedades crónicas.

La vitamina C: retrasa trastornos del envejecimiento y actúa sobre el sistema inmunitario.

Betacarotenos: Actúa combinado con las vitaminas C y E para mantener el nivel de actividad de las células y cumple una función depurativa de los oxidantes en las células.

Selenio: Tiene efectos anticancerígenos, protege el corazón y elimina algunos tipos de virus.

Zinc: Refuerza el sistema inmunitario y lucha contra el envejecimiento en todas sus formas.

Magnesio: Ayuda a prevenir los trastornos cardíacos.

Coenzima Q-10: Mantiene la elasticidad de la piel y estimula las células del corazón.















                                                                                               Por todo lo dicho anteriormente se deberían incluir diariamente todas estas vitaminas para que los llamados radicales libres se mantengan controlados en el organismo y no produzcan envejecimiento prematuro, alteraciones celulares (cáncer), problemas cardiovasculares, neurológicos u oculares.

Muchos de estos productos suplementarios, bajo la apropiada prescripción y supervisión médica, pueden ingerirse en forma de cápsulas o tabletas.

OBESIDAD Y TERAPIA ORTOMOLECULAR


La medicina orthomolecular se aplica según "la bioquímica individual de cada paciente, considerando los elementos que hoy nos intoxican por la polución ambiental, la contaminación del agua y el suelo, las radiaciones, las carencias nutricionales y el stress psicofísico".


El stress psicofísico es el elemento "clave" para explicar algunas patologías, como por ejemplo la obesidad, una enfermedad que afecta a una buena porción de la población y que se asienta en parte en causas genéticas pero en su mayoría en causas ambientales.

¿Por qué las personas no pueden "dejar de comer azúcares y harinas"? Es un impulso incontrolable  derivado del estresante estilo de vida actual y que explica en muchos casos la aparición de obesidad abdominal.

El alimentarse frugalmente durante el desayuno, comenzar el movimiento cotidiano con poco contenido en el estómago, no alimentarse por períodos prolongados -más de 4 horas- y picotear entre horas, provoca que "la hormona del stress normal, denominada cortisol, suba y junto con el cortisol aumentará la adrenalina cerebral. El cortisol y la adrenalina harán que yo pueda correr durante el día porque aumenta mi glucosa en la sangre sacándola del hígado, hasta que se agota". Además, junto con la glucosa comienza en paralelo, el aumento de la insulina. La insulina es la hormona por excelencia formadora de grasa.

Veamos un ejemplo:

"Al terminar el día llego a mi hogar muy cansada. A las 20 horas, el cortisol y la adrenalina normalmente caen y con ellas también el azúcar de mi sangre, pero el hígado ya no tiene reservas.


La falta de azúcar en la sangre genera una respuesta del cerebro de compulsión. Éste no deja pensar ni decidir la calidad de los alimentos que voy a comer y lo que más me pide el cerebro son harinas y azúcares.

Además, el stress que pasé durante el día modificó mis neurotransmisores cerebrales. El neurotransmisor más importante para evitar la compulsión es la serotonina. La serotonina se forma de un aminoácido que se llama triptofano. Éste se encuentra muy concentrado en el chocolate, almendras, plátano, etc... Si me falta serotonina me muero por comer chocolate.

Por último, podemos seguir una serie de consejos nutricionales que pueden ayudar al equilibrio propugnado por la medicina orthomolecular:

Lo mejor es aumentar la ingesta de frutas como mínimo a 4 por día, de diferentes colores (frutillas, cerezas, naranjas, peras, ciruelas, melón, sandía, etc).

Aumentar la ingesta de verduras de todos los colores, menos la patata y el boniato.

El mejor condimento a elegir para las verduras es el aceite de oliva extra virgen crudo, o el  aceite de semillas de uva.

El pescado y la chia son buenos alimentos por su aporte de ácidos grasos omega 3.

Una forma de aumentar el volumen de los alimentos, la saciedad y la cantidad de ácidos grasos omega 3 es usando semillas de lino, girasol, sésamo y chia.

Un condimento poco usual en occidente es el jengibre. Sus propiedades son muy valiosas, por ser antioxidante y prevenir la aterosclerosis.

Además de hacer énfasis en la nutrición, la medicina ortomolecular se basa en el suministro de complejos vitamínicos, oxigenantes, que producen un "shock" revitalizador de las moléculas del cuerpo, por lo cual se le atribuyen propiedades anti-envejecimiento y bio-regeneradoras.

NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR

Concepto de Nutrición Ortomolecular: "La terapia ortomolecular consiste en proporcionar a cada persona la concentración óptima de las sustancias que están presentes en nuestro organismo con el fin de corregir alteraciones y mantener una buena salud."

Estas sustancias son, obviamente, las llamadas vitaminas, minerales, oligoelementos, aminoácidos, enzimas, ácidos grasos, fitohormonas, etc. Y todas ellas las ingerimos -o debiéramos hacerlo- con la alimentación.

EL EQUILIBRIO EN LA DIETA

Es conocido que los pueblos del Mediterráneo tienen una calidad y esperanza de vida superior a otros, algo que los expertos atribuyen a su alimentación, pobre en grasas animales y rica en frutas, verduras, legumbres y aceite de oliva. Alimentación que proporciona equilibradamente los tres grandes grupos de macronutrientes -glúcidos, lípidos y proteínas- a la vez que aporta los llamados micronutrientes: vitaminas, minerales, aminoácidos y ácidos grasos.
Consecuentemente, toda persona que lleva una dieta equilibrada de estas características piensa -por lógica- que ésta les está proporcionando los nutrientes necesarios para mantener una salud óptima. Y, sin embargo, tal creencia está muy lejos de la realidad. 

Porque lo cierto es que la proporción actual de vitaminas y minerales en los alimentos, comparada con la de principios de siglo, ha decrecido notablemente a causa de la industrialización y el empobrecimiento del suelo así como por los nuevos hábitos -nada recomendables- de la "comida-basura". Y es que el tratamiento que se le da a los alimentos en las explotaciones agrícolas -sobre todo en cuanto a almacenaje, maduración, cocinado, congelación, etc.- hace que se destruya en el proceso y manipulado gran parte de su contenido vitamínico y mineral.
Y eso sin incluir la frecuente e inadecuada manipulación posterior del alimento en nuestro hogar.

A estos problemas cabe añadir además la proliferación de sustancias nocivas para la salud en nuestra civilización. Es el caso de:

· El azúcar blanco (auténtico "ladrón" de energía, vitaminas del grupo B y minerales como el calcio). Y, por ende, todos los productos azucarados: bollería, pasteles, dulces, caramelos, helados, bebidas azucaradas, etc.

· Los cereales refinados y las harinas blanqueadas. También provocan la pérdida de vitaminas y minerales. La harina blanca, por ejemplo, no se puede metabolizar sin las vitaminas y minerales que lo acompañan; de tal manera que, cuando la ingerimos, nuestro organismo se ve obligado a abastecerse de otras fuentes. Actúa, pues, como un ladrón de nutrientes

· EL consumo excesivo de conservantes, aditivos, colorantes, aromatizantes, etc. Además de su toxicidad, sus componentes químicos -en dosis altas- actúan como destructores de los micronutrientes. Es además conocido que algunos conservantes y aditivos pueden tener efectos cancerígenos además de provocar dermatitis, asma, alergias, alteraciones digestivas, etc.

· Las grasas saturadas y los aceites fritos. Nuestro organismo necesita un cierto tipo de grasa que no podemos fabricar y debemos obtener de la dieta: son los llamados ácidos grasos esenciales. Otros tipos de grasa -como los aceites de girasol, sésamo o lino-, cuando son sometidos a la acción del fuego se convierten en elementos altamente tóxicos. Por eso se recomienda el aceite de oliva tanto para cocinar como para consumir en crudo. En cuanto a los de semillas, únicamente se deberían tomar en crudo.

UNA NUEVA FORMA DE ENTENDER LA NUTRICIÓN

Es suma, debemos entender que el consumo equilibrado de nutrientes determina el grado de salud con el que vivimos. Por tanto, nuestra alimentación deberá contener suficientes grasas, hidratos de carbono y proteínas así como vitaminas y minerales. Sin embargo, los trabajos de investigación llevados a cabo en Francia, Estados Unidos o Canadá -entre otros países- demuestran las carencias al respecto de la alimentación. Carencias -y esto es lo importante- que es causa de trastornos importantes como una baja respuesta inmunitaria, la inflamación de determinados órganos o las enfermedades cardiovasculares y degenerativas.
Lo que pretende la Nutrición Ortomolecular, pues, es paliar el problema que causa la alimentación actual -ya no depende sólo de que hagamos una comida equilibrada sino de que los alimentos estén adecuadamente procesados- buscando proporcionar a las células del organismo las cantidades óptimas de nutrientes en función de las necesidades individuales. Para lo que, cuando es necesario, se ocupa de suministrar los oligoelementos necesarios -y no sólo como prevención- para resolver los déficits del organismo.
Porque, ¿sabe usted cuántos son esos micronutrientes tan necesarios? ¿Cuáles sus propiedades? ¿Qué patologías ocasiona su falta? ¿Y su exceso? ¿En qué alimentos se encuentra? ¿Con qué otros microelementos deben tomarse de forma conjunta para que se metabolicen adecuadamente?