sábado, 1 de diciembre de 2012

RELACIÓN CÁNCER-NUTRICIÓN

La dieta es fundamental a la hora de afrontar un cáncer.
Las dietas  bajas en grasas animales y carnes rojas son las ideales.
El tipo y la cantidad de grasa está relacionado con la aparición de tumores.
Cuando aparece el cáncer quiere decir que nuestro organismo esta con una deficiencia alta de nutrientes, o que nuestra dieta es monótona y inapropiada.
La obesidad es un riesgo alto para el cáncer.
La ingesta excesiva de grasas está muy relacionada con  el cáncer de estomago, colón,recto y próstata.
Las dietas ricas en aceite de oliva, omegas, vitamina      
C y betacaroteno reducen el riesgo de padecer esta enfermedad.

Los complementos multivitaminicos y antioxidantes en el cáncer tienen que tomarse de manera constante y a largo plazo, hasta que la enfermedad remita.
En el cáncer de mama hay que añadir los omegas junto con los anteriores que hacen sinergia y en conjunto el efecto es mayor.
La gente se espanta si le decimos que tiene que tomar todos los minerales, vitaminas, oligoelementos , diariamente. Pero solo la ausencia de un nutriente fundamental es causa de alguna enfermedad a corto plazo.

Ej. La vitamina C está demostrado su efecto antigripal, pero además se sabe que es preventiva para cáncer de boca, esófago y estómago.
Hay más de 50 estudios realizados que demuestran que consumiendo dietas ricas en frutas y verduras y con suplementos de vitaminas C y E , tienen un 40% de riesgo reducido de padecer tumores gastrointestinales y respiratorios frente a los que consumen pocas frutas y verduras y ningún complemento vitamínico.
El déficit de vitaminas  afecta al sistema inmune. Es como dejar la puerta abierta de nuestra casa y creer que no va nadie a robar nuestras pertenencias.
Quedarnos sin nutrientes es estar sin protección frente a las enfermedades.
EL SELENIO:
El aporte suplementario de selenio protege del desarrollo tumoral.
El déficit de selenio significa inmunodeficiencia.
Por otro lado tenemos que procurar una reducción calórica en nuestra dieta, pero sin que dejemos de consumir ningún nutriente esencial.

Recomendaciones dietéticas para reducir el riesgo de cáncer:
-Mantener el peso ideal y estable
-Ingerir una dieta adecuada y variada
-Consumir mayor proporción de alimentos con fibra: cereales integrales, fruta, verdura...
-Reducir el consumo total de grasa en un 25 ó  un 30% de las necesidades energéticas  diarias.
-Reducir el consumo de bebidas alcoholicas y refrescos azucarados
-Limitar el consumo de alimentos curados en sal y conservados en nitritos: jamón, chorizo, salchichón...
-Limitar los alimentos fritos, ahumados, barbacoas
-Cuidarse de las emociones negativas: depresión, ansiedad, stress. Cuando uno se entristece, deja de comer, se abandona y se altera su sistema inmune y por consiguiente vienen las enfermedades
-Aumentar la ingesta de selenio, vitamina C, E, zinc y todos los micronutrientes recomendados.

-Eliminar los lácteos y derivados
-Aumentar las frutas y verduras
-Tomar vitamina E de 400 a 1200 ui diarias
-Tomar ácido fólico de 1 a 30 miligramos al día
-Tomar coenzima Q10 para el cáncer de mama de 300 a 600 miligramos al día
-Selenio de 200 a 1000 microgramos al día
-Calcio y magnesio1500 miligramos al día
-Zinc y cobre para la prostata inflamada +C+E
-La alegría y las emociones positivas junto con los nutrientes esenciales son un escudo para vivir sano.




No hay comentarios:

Publicar un comentario