miércoles, 5 de junio de 2013

TRATAMIENTO ORTOMOLECULAR Y DIETA PARA LA CANDIDIASIS

TRATAMIENTO DE LA CANDIDIASIS
El tratamiento de la candidiasis debe englobar dos puntos principales: su eliminación y su prevención. Por eso, es importante corregir sistemáticamente las causas que contribuyen al desarrollo de esta enfermedad. 
 4 pasos básicos:


1) PREPARACIÓN. Es vital que debilitemos las cándidas antes de atacarlas con un antifúngico. De lo contrario, si éstas están fuertes, podrán combatirlo y con el tiempo se harán resistentes. La mejor forma de debilitarlas es haciéndolas "pasar hambre". O sea, a través de la alimentación.

Es fundamental eliminar:
  • Productos y alimentos que contengan azúcares o con sabor dulce (azúcar, sacarina, miel, dextrosa, maltodextrina, fructosa, siropes, refrescos, cereales del desayuno, productos de bollería y pastelería, postres, helados etc).
  • Fruta.
  • Productos lácteos, incluidos los yogures.
  • Alcohol.
  • Levaduras como el pan, pizzas, cubitos del caldo...
  • Patatas, champiñones y setas, calabaza y boniatos.
  • Cacahuetes y pistachos.
  • Productos fermentados como el vinagre, tempeh, salsa de soja, miso, té.
  • Harinas refinadas (arroz blanco, pasta blanca etc).


A cambio, se puede comer:
  • Carnes, pescado y huevos.
  • Vegetales.
  • Legumbres.
  • Frutos secos y semillas de calabaza, sésamo y girasol.
  • Arroz, quinoa, trigo sarraceno, amaranto y mijo.
  • Tostadas (crackers) de centeno o tortas de arroz (en moderación).
  • Limón y aguacate.
  • Leche de soja, arroz y avena.
  • Tofu y soja texturizada.
  • Aceite de oliva (para cocinar y en crudo), y aceite de lino y otras semillas (siempre en crudo).
  • Zumos vegetales (excepto de zanahoria y remolacha).
  • Agua embotellada.
  • Infusiones y té verde.
  • Especias suaves.


Algo muy importante a tener en cuenta es la importancia de comer regularmente durante el día. Se deben respetar las comidas principales y también picar algo a media mañana y media tarde, si se desea. Otro consejo importante es no olvidar comer algo de proteína en cada comida. La proteína es fundamental para reparar la pared intestinal, producir hormonas y enzimas metabólicas, controlar la glucosa de la sangre, y producir glóbulos sanguíneos, entre muchas otras funciones. Buenas opciones de proteína incluyen: carne biológica, pescado, huevos biológicos, legumbres mezcladas con cereales, algas, productos de soja, frutos secos crudos y semillas.
Durante esta primera fase del tratamiento, al cambiar la dieta es muy posible que haya un empeoramiento temporalmente. Esto es debido a una desintoxicación y también a que las cándidas están "protestando de hambre".
Aparte de la alimentación, en muchos casos se aconseja tomar un suplemento para ayudar al hígado a que funcione mejor en esta etapa tan fuerte de desintoxicación(cardo mariano, elixir sueco). 
Por otro lado, si  existen dificultades en la digestión, como por ejemplo, acidez, pesadez estomacal, etc, es importante introducir enzimas digestivas y/o betaína hidrochlorida.
Otro aspecto importante en esta fase del tratamiento donde se van a generar tantas toxinas, es ayudar al intestino a que limpie. Antes todo es fundamental asegurarse de que la dieta contiene suficiente cantidad de fibra y si aún así aparece el estreñimiento, se aconseja tomar un suplemento de fibra. 

Es importante evitar sustancias irritantes para el intestino como la cáscara sagrada, sen, salvado de trigo, etc. Por el contrario, se pueden utilizar semillas de psyllium, pectina, salvado de arroz, salvado de avena, etc.
La mayoría de las personas con candidiasis puede beneficiarse tomando un suplemento multivitaminico que incluya todas las vitaminas y minerales necesarias para el organismo. En esta fase del tratamiento no es necesario perfilar las deficiencias nutricionales individuales de cada personas, sin embargo, un multivitaminico general ayuda al hígado a llevar a cabo sus funciones de desintoxicación; a producir energía; y a resolver algunos síntomas menores que pueden ser producto de una deficiencia de nutrientes y suelen empeorar el síndrome de la candidiasis.


Así pues, el tratamiento, durante este primer paso, consistirá en:
  • Dieta antifúngica
  • Enzimas Digestivas. 1 comprimido con el desayuno, comida y cena. Evitar este producto si se sufre de úlcera.

  • Betaina Hidrochlorida. 1 comprimido al principio del desayuno, comida y cena. Igualmente, evitar este producto si se sufre de úlcera.
  • Cardo mariano, 1 cápsula después del desayuno, comida y cena                             
  • Fibra: 1 cucharada diaria. Es muy importante cuando se toma un suplemento de fibra asegurarse de que se consume suficiente agua durante el día (no menos de 1 litro y medio).
  • Multivitaminico. 1 comprimido con el desayuno.
Al cabo de un mes de haber empezado la dieta (y siempre manteniéndola), se puede pasar al segundo paso.

2)  ELIMINACIÓN. Después de un mes de dieta y ayudas digestivas, es muy posible que se puedan discontinuar las enzimas y la betaína hidrochlorida. Por otro lado, es muy posible que el intestino esté más regulado y limpio, así que seguramente también se podrá dejar de tomar la fibra intestinal.
Una vez debilitadas las cándidas, es importante introducir el antifúngico  que las destruya. Hoy en día existen muchos antinfúngicos naturales que no producen efectos secundarios y son realmente eficaces.

Los que mejores resultados han dado en investigación son el ácido caprílico, sello de oro, extracto de semilla de pomelo, ajo, Pau d´Arco, aceite de orégano, ácido undecilénico , bicarbonato sodico y un largo etc.

En pacientes que tengan mucha sintomatología de desintoxicación, recomiendamos darles molibdeno (150 mcg). Este mineral destruye los desechos de las cándidas, convirtiendo el acetaldehido en ácido acético que es convertido en energía. 




IMPORTANTE - EL SÍNDROME DE HERXHEIMER
Un aspecto muy importante a tener en cuenta es que cuando se comienzan a tomar los antifúngicos, puede aparecer el síndrome de Herxheimer (descubierto por el dermatólogo alemán Dr. Karl Herxheimer). Los productos de desecho y las toxinas producidas durante esta parte del tratamiento pueden causar síntomas desagradables como malestar general con náuseas, dolor de articulaciones, depresión y un florecimiento o empeoramiento de los síntomas manifestados previamente al tratamiento. Si esto ocurre y, especialmente, si no se manifiestan síntomas nuevos, no debe tomarse este empeoramiento temporal como un efecto secundario del tratamiento sino como una manifestación positiva (aunque desagradable) del cuerpo poniendo en marcha su propio sistema de curación. Durante este proceso es muy importante beber agua para acelerar el proceso de desintoxicación y descansar todo lo que sea posible. 

3) EQUILIBRIO.
Cuando los síntomas han remitido en su mayoría, es muy importante reequilibrar la flora intestinal. Este paso no debe hacerse al principio, ya que cuando la pared intestinal está inflamada puede haber una reacción de intolerancia a las bacterias "amigas". Esto puede causar dermatitis, picores, diarrea, espasmos intestinales y alergias. Además, mientras haya un exceso de cándidas en el intestino, los Lactobacillus no pueden crecer y repoblar el tracto intestinal. Es mucho más efectivo disminuir el crecimiento de las cándidas, reducir la inflamación intestinal y entonces repoblar la flora intestinal.
Las bacterias más abundantes son los Lactobacillus acidophilus y los Bifidobacterium bifidum. Estas bacterias se encargan de inhibir el crecimiento de ciertos organismos, como las cándidas.

También es importante hablar de la repoblación de la flora vaginal. Los Lactobacillus acidophilus habitan la flora vaginal, y se encargan de mantener el pH ácido fermentando el glucógeno vaginal y convirtiéndolo en ácido láctico.
Existen óvulos y pastillas vaginales para repoblar la flora vaginal.
Otro aspecto importante a tener en cuenta es reestablecer el equilibrio nutricional celular. Ya hemos visto que las personas con candidiasis crónica normalmente sufren de malabsorción y, por lo tanto, desnutrición celular. Un organismo desnutrido difícilmente dispondrá de un sistema inmunitario sano y fuerte. 
Se podrían mencionar todos los nutrientes que fortalecen el sistema inmunitario. Sin embargo, es importante evaluar las deficiencias particulares de cada persona y diseñar un programa de suplementos acorde a sus necesidades bioquímicas particulares. Los nutrientes más comúnmente deficientes son la vitamina C, el grupo de las B (especialmente la vitamina B6, B5 y B3), calcio, magnesio, zinc, cromo y los ácidos grasos esenciales de la familia Omega 3.
Las dosis también variarán en función del paciente, pero en términos generales se puede hablar de las siguientes dosis:
Vitamina C, 1000-4000 mg.
Vitamina B1, B2 y B3, 100 mg.
Vitamina B5, 500 mg.
Vitamina B6, 200 mg.
Vitamina B12, 100-300 mcg.
Ácido fólico, 400-800 mcg.
Magnesio, 400 mg.
Zinc, 15-60 mg.
Cromo, 200-600 mcg.
Omega 3, 800-3000 mg.

Hay que tener cuidado de que las vitaminas del grupo B y el cromo no contengan levadura.
Es la labor de cada terapeuta y médico evaluar qué nutrientes son prioritarios y cómo administrarlos, si por separado o bien en combinaciones ya preparadas. 
Para esta tercera etapa el tratamiento es:
  •  En caso de que la candidiasis también fuera vaginal, recomiendo unos óvulos de flora vaginal llamados Femina Flor. 1 óvulo por la noche,  antes de acostarse, durante 10 días. Se puede repetir el tratamiento tantas veces como haga falta. Cuando existen molestias genitales como picor e irritación, recomiendo un aceite de caléndula y árbol del té muy eficaz para estos síntomas. El nombre del aceite es “Oleum Íntimo de Pompeya”,
A esta altura del tratamiento, es aconsejable empezar a introducir lentamente y con cuidado algunos alimentos como la fruta, patatas, champiñones y ciertos fermentados, y observar si se toleran bien. Esta fase de introducción es muy importante, ya que es aquí cuando te irás dando cuenta claramente de qué tipo de alimentos favorecen tu estado de salud y cuáles no. Durante esta etapa confirmarás que existe una relación muy directa entre la alimentación y tu estado de salud. Esto te ayudará a perfilar tu tipo de alimentación idónea que implementarás de por vida. Este paso es fundamental como  prevención de una recaída en el futuro.

4) REPARACIÓN.
Una vez que la infección ha remitido, la flora intestinal está equilibrada y el organismo dispone de una buena dosis de nutrientes, es conveniente introducir ciertos nutrientes reparadores de la pared intestinal. Los más efectivos en esta etapa son la vitamina A (si perduran síntomas de alergia o de piel) y la  L-Glutamina 500mg. También los ácidos grasos esenciales, pero normalmente éstos ya los estás tomando desde la etapa anterior. Todo estos nutrientes se encargan de reparar, sellar y fortalecer la pared intestinal.
Otro nutriente que aconsejo tomar durante un tiempo como medida preventiva es la biotina para evitar que las levaduras sanas y presentes en el intestino crezcan y pasen de ser inofensivas levaduras a agresivos microorganismos.
El tratamiento de la candidiasis crónica puede durar entre 3 y 8 meses. Hay expertos que opinan que por cada año de candidiasis crónica, se necesita un mes de recuperación. 
Este tratamiento no sólo te enseñará a combatir de raíz y definitivamente la candidiasis crónica, también te ayudará a conseguir una salud óptima: la verdadera prevención.


AYUDAS EXTRAS
Paralelamente al tratamiento es importante seguir unos cuantos pasos que pueden ayudar significativamente a la recuperación de la candidiasis crónica.
o Mantén la casa y el lugar de trabajo libres de humedad y manchas de moho. Presta particular atención al baño y cocina manteniéndolos bien aireados.
o Evita las plantas que muestren moho en la tierra u hojas.
o Cocina siempre con ingredientes frescos y procura cocinar la cantidad justa para cada comida . De esta manera evitarás consumir comida guardada de un día para el otro (por el contrario, se pueden congelar los alimentos una vez cocinados).

o Practica algún tipo de ejercicio, aunque sea ligero. El ejercicio ayuda a fortalecer el sistema inmunitario.

Desayunos
Pan de almendras con atún, tomate a rodajas y aguacate.
Té verde.
Batido: leche de soja, aguacate, frutos secos y semillas.
Pan de almendras con jamón serrano, pimientos en conserva (sin edulcorante).
Vaso de zumo vegetal (pepino y tomate).
Tortilla (de dos huevos) o huevos duros, berros o lechuga y espárragos.
Vaso de zumo vegetal (apio y tomate).                                           
Leche de soja con copos de quinoa, frutos secos, semillas, canela.                                       
Infusiónes.
Vaso de caldo de carne y verduras.
Tofu a la plancha.
Té verde.
                                              _________________

Receta del pan de almendras
5 vasos de almendras crudas molidas
1/2 vaso de agua mineral
1 cucharada de aceite de oliva
1 cucharadita de bicarbonato
1 huevo (opcional)

Se precalienta el horno a 180ª. En un procesador de comida o batidora se mezclan el agua, aceite, bicarbonato y el huevo (opcional). A esta mezcla, se le añade poco a poco las almendras molidas hasta que la consistencia sea de papilla muy espesa (al gusto). Se unta un poco de aceite en un molde para el horno y se le añade la “papilla”. Se introduce en el horno durante 1 hora. Al cabo de ese tiempo se retira del horno, se saca del molde y se le da la vuelta dejándolo enfriar en en un plato o superficie limpia.
Este pan de almendras puede ser salado o “dulce”. En la opción salada se puede añadir sal y especies como ajo y orégano. En la opción “dulce” se puede usar canela, vainilla, anís verde, o cualquier otra especies al gusto.
Se puede hacer un caldo una vez por semana y congelar raciones individuales. Lo único a tener en cuenta previamente al desayuno es recordar sacar del descongelador una ración de caldo la noche anterior.

Comidas

Judías verdes
Pechuga de pollo
Ensalada (tomate, cebolla, cogollos de lechuga, pimiento rojo y anchoas).
Alcachofas
Filete de ternera
Ensalada (escarola, pepino, cebolla roja, semillas de calabaza y sésamo). 
Caballa con puerros, ajo, perejil y limón
Ensalada verde (espinacas crudas y berros).
Lentejas con ternera estofada
Ensalada (hinojo, zanahoria, hojas de canónigo).
Atún con espárragos verdes al horno o parrilla
Ensalada (apio, alfalfa germinada, cebolla picada).
Costillas de cordero con ajo, orégano y limón
Ensalada (espinacas crudas, escarola, pepino, nueces troceadas y hojas de menta).
Brócoli y calabacines al vapor
Salmón con ajo y mayonesa casera
Ensalada (berros, perejil y tomate).
                                                       
Nota
Las ensaladas se pueden aderezar con aceite de oliva, sésamo o lino, limón, pimienta, hierbas, ajo, sal...               
Cenas
Hamburguesa de pollo
Lechuga, tomate y pepino.
Tortilla de alcachofas
Escarola y tomates cherries.
Gambas con ajo y perejil
Aguacate con cilantro.
Láminas de tofu pasado por la sartén con ajo
Endibias y pimientos asados.
Coliflor y acelgas al vapor
Filete de mero acompañado de berenjenas y tomates asados con aceite de oliva y hierbas frescas al gusto.
Ensalada de huevo con cebolla picada, hojas de lechuga y espinacas crudas, acompañado de mayonesa casera.
Sopa de verduras al gusto
Sardinas en conserva con hojas de espinacas, tomate y cebolla.
                                                     

No hay comentarios:

Publicar un comentario