viernes, 5 de diciembre de 2014

ANTI INFLAMATORIOS NATURALES


Los corticoides son un tipo de medicamentos que aportan cortisona y que se utilizan para tratar muchas enfermedades, sobre todo enfermedades inflamatorias, reumáticas o auto inmunes, como son: artritis, inflamaciones, asma, cáncer, alergias graves, afecciones de la piel (urticaria, psoriasis grave, dermatitis exfoliativa, eritema multiform), enfermedades oftálmicas, colitis ulcerosa, etc.

Es importante saber que la cortisona no ayuda a disminuir la duración del virus, sino que se utiliza puramente para aumentar el bienestar del paciente. El efecto de la cortisona es la supresión del sistema inmunitario, para reducir la inflamación y el dolor en el sitio dañado, por lo que desde el primer momento los corticoides están disminuyendo nuestras defensas frente a infecciones, y dificultan la recuperación en cualquier proceso infeccioso que ya se padezca.
Por otro lado, existen muchos efectos secundarios que pueden aparecer cuando se toman corticoides en dosis altas o durante un largo periodo de tiempo, como son:
Ansiedad
Depresión
Vaginitis
Hinchazón en general (retención de liquidos)
Aumento de apetito
Aumento de peso y obesidad
Irritación
Osteoporosis (fragilidad en los huesos)
Hipertensión arterial
Diabetes
Colitis
Disfunción eréctil
Retraso en la cicatrización de heridas
Disminución de potasio en sangre
Nerviosismo
Problemas en la menstruación
Dientes amarillentos
Herpes
Bloqueo del crecimiento en niños
Etc…


Además, cuanto peor nutridos estemos, peor serán los efectos secundarios de los corticoides.

ALTERNATIVAS A LOS CORTICOIDES

Existen varios métodos terapéuticos como alternativa a la medicina tradicional que nos brindan la oportunidad de encontrar alivio a diferentes afecciones o enfermedades sin necesidad de pagar un alto precio por ello, como suponen los efectos secundarios de la mayoría de los medicamentos, y son la Fitoterapia, Homeopatía, y Acupuntura.
Dentro de la Fitoterapia existen varias plantas muy eficaces de efectos antiinflamatorios y antihistamínicos similares a los corticoides, pero sin sus efectos nocivos, que son:
Aloe Vera: por su efecto antiinflamorio (tanto a nivel tópico como en zumo).
Manzanilla: uso tópico, es ideal para inflamaciones cutáneas.
Harpagofito: en caso de inflamaciones articulares
Regaliz: es una planta de acción antiinflamatoria y antialérgica.
Cúrcuma: antiinflamatorio, antimicrobiano
Echinacea: antiinflamatorio
Grosellero negro: es una de las plantas más potentes como alternativa a los corticoides.
Jengibre, papaya, apio, diente de león, uña de gato...


ALOE VERA
Las propiedades del Jugo de Aloe Vera radican en su extremadamente compleja composición química, por lo que sus aplicaciones comprenden un amplio espectro de afecciones orgánicas basadas en las siguientes actividades terapéuticas:

Antiinflamatorio: El Aloe Vera es un antiinflamatorio natural por la acción de las antraquinonas, que son analgésicos naturales y también tienen  un componente antiinflamatorio. Desinflama los tejidos y ejerce un efecto calmante, como la cortisona, pero sin los efectos nocivos de ésta. Por eso es útil en problemas como asma, artritis, lesiones, golpes, picaduras de insectos,  etc
Analgésico: Sus principios activos tienen una notable capacidad de penetración hasta la capa basal de   la piel, inhibiendo y bloqueando las fibras nerviosas periféricas (receptores del dolor) e interrumpiendo en gran medida la conducción de los impulsos nerviosos que provocan el dolor. Este efecto se ve coadyuvado por su contenido en ácido acetil salicílico y su acción antiinflamatoria.
Broncodilatador: El aloe oxigena la sangre y tiene un efecto broncodilatador, por esa razón ayuda a aliviar con rapidez los síntomas del asma. 
Antiulceroso
Cicatrizante de heridas
Antiviral
Inmunoestimulante o inmunomodulante
Hipoglucemiante
Hipolipemiante
Antitumoral
Antioxidante
Antipsoriásico
Antienvejecimiento

La acción antiinflamatoria del jugo de Aloe Vera se entremezcla con las restantes propiedades farmacológicas (cicatrizantes, inmunoestimulantes, etc.) facilitando la recuperación de procesos de diferente índole.

Se recomienda su utilización por vía oral, en una amplia gama de enfermedades y procesos que aparecen como consecuencia de una acumulación de toxinas, actuando como regulador metabólico, depurativo y tonificante general del organismo. También se benefician de las virtudes antiinflamatorias, analgésicas, cicatrizantes y regeneradoras del jugo de AV, los procesos que afectan a los sistemas articular, óseo y muscular.

La aplicación tópica del gel de AV abarca un gran número de afecciones de la piel, en las que se ponen de manifiesto las propiedades bacteriostáticas y analgésicas, antiinfecciosas, antiinflamatorias, cicatrizantes, regeneradoras y suavizantes del aloe: quemaduras, picaduras de insectos, contacto irritante con animales o plantas (ortigas, hiedras venenosas, etc.) acné, cándida, herpes, psoriasis, varicela, rosácea, hemorroides,
Etc.  

Efectos Secundarios
Si hablamos del Jugo comercial de Aloe Vera que ha sido altamente depurado para extraer los componentes diarreicos de dicha planta como son la Aloína, y elaborados con métodos que garanticen la conservación de todos sus principios activos, como es la estabilización en frío, podemos exponer que prácticamente no existen casos de reacciones adversas sobre la ingesta oral del jugo de Aloe Vera y la aplicación tópica del gel.

Tan sólo debemos aconsejar que no es conveniente la ingesta del Jugo de AV durante la lactancia y el primer trimestre del embarazo, y en pequeñas cantidades en los meses siguientes en el caso de embarazos normales

No hay comentarios:

Publicar un comentario