viernes, 6 de febrero de 2015

cálculos biliares tratamiento ortomolecular

Los cálculos biliares son formaciones cristalinas de colesterol y calcio que se forman en la vesícula biliar y los conductos biliares. Los cálculos biliares pueden deshacerse siguiendo una dieta de desintoxicación y ayudando al hígado a hacer su limpieza normal.

En la vesícula se deposita la bilis, que produce el hígado para digerir y metabolizar los alimentos ricos en grasas. Pero, cuando el hígado y la vesícula biliar se cargan con toxinas, no pueden eliminar la bilis y este desequilibrio lleva a la formación de piedras o calcificaciones.

Las piedras grandes y las arenillas, dificultan la digestión y pueden causar dolor en la zona del hígado, dolor de cabeza y otras molestias que normalmente aparecen durante la noche, después de haber cenado algo graso. También pueden manifestarse en forma de distensión del abdomen, eructos, diarreas, gases, cansancio después de comer.

Estos cálculos también pueden contener organismos infecciosos que inflaman el hígado y vesícula biliar entre otros problemas. Cuando aparecen estos cálculos, es porque el hígado no ha podido desintoxicarse del todo.

Los cálculos biliares pueden deshacerse con una dieta desintoxicante,  ayudando al hígado a hacer una buena limpieza.

Una dieta antiinflamatoria y un buen estilo de vida son importantes para impedir la formación de cálculos:

Frutas y verduras en abundancia y pocos productos animales.
Las grasas deben ser vegetales como el aceite de oliva, nueces y aguacates.

El queso fresco es una grasa de tipo animal, tolerable.
El vinagre de manzana es una fuente de ácidos orgánicos y enzimas importantes para el sistema digestivo.
Jugo de limón recién exprimido.
Productos fermentados como yogur y kéfir. Los alimentos fermentados y los probióticos son los más indicados para impedir el crecimiento de bacterias infecciosas y reducir su potencial peligro.

El ayuno es una forma de ayudar al hígado a limpiarse es y puede ser de gran ayuda dejar de comer 12 horas seguidas entre desayuno y cena, igual que descansa el cuerpo por la noche, procurando cenar temprano y no comer nada hasta el desayuno. El hígado necesita  al menos 8 horas para limpiarse.

Un día a la semana, deberíamos tomar sólo líquidos y nada de alimentos sólidos durante todo un día para mantener el hígado sano. Ayunar de esta forma no es difícil, ya que los líquidos que se beben son jugos de frutas o vegetales, infusiones de hierbas y agua natural con jugo de limón.  Este método, ayuda al hígado a depurar toxinas y a facilitar los movimientos del intestino.

Cuando los cálculos biliares causan problemas, coma con moderación, evitando aquellos alimentos que contengan grasa. El chocolate, el café, el alcohol, la manteca y carnes son dañinos para el hígado y le impiden depurarse.

Es bueno tomar una infusión después de comer, con: boldo, rompepiedra, diente de león o ajenjo. Las hierbas amargas como estas son efectivas para depurar el hígado.
El tratamiento ortomolecular es:
cardo mariano, una capsula después de la comida.
Suplementos de B-complex, vitamina C, Magnesio y zinc.
Tambien es aconsejable la lecitina de soja para el colesterol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario