viernes, 17 de julio de 2015

PROPIEDADES DEL MIJO Y RECETAS


Este grano es uno de los alimentos más ricos en sustancias minerales como hierro, magnesio, fósforo, silicio y vitaminas de los grupos A y B. Además, tiene menor poder calórico que la avena y se digiere rápido. Increíblemente, en nuestro país se lo consume muy poco y lamentablemente la gran mayoría lo considera despectivamente como “alimento para pájaros”, por eso muchas veces me gustaría ser pajarito

Este cereal  fue uno de los primeros que consumió el hombre, y justamente en India y China ha sido el alimento básico durante más de 3.000 años. Por ejemplo, pueblos guerreros  como los etruscos, romanos, galos, griegos, persas, asirios, tártaros y visigodos, se alimentaban con mijo para mantenerse en forma física y mental.
Muchas personas creen que no tiene gusto a nada,  pero esto no es así.
Es rico, dulce, liviano y alcalinizante. Además, tiene más nutrientes que los cereales más difundidos, posee un alto contenido proteico ya que sus proteínas son de un elevado valor biológico (más completas que las de trigo, arroz y maíz).

Es, junto a la avena, el cereal más energético que se conoce. Tiene alto contenido en hierro, calcio, fósforo, potasio, sodio, magnesio, cinc, manganeso y vitaminas (A y B). Y una de las cosas más importante para los que dejaron de consumir leche de vaca, es que debido al magnesio lo convierte en un gran fijador del calcio. Como si todo esto fuera poco, gracias al ácido silícico que protege el esmalte dental, el cabello, las uñas y la piel.
El kilo de este cereal cuesta  tres veces menos que un kilo de carne y rinde 10 veces más.

Recetas:
Tortilla de mijo
INGREDIENTES (2 tortillas)
Mijo                                      100 gramos
Agua                                     1 litro
Cebolla                                1 mediana
Dientes de ajo                      2
Perejil                                  1 puñado
Semillas de chía                 15 gramos
Huevos                                 5

Pon el mijo en un bol con el litro de agua y déjalo hidratar durante una hora y media.

Corta la cebolla en cuadraditos chicos y pica el ajo y el perejil.
Tuesta las semillas y muelelas.
En un bol, bate los huevos con una pizca de pimienta, otra de sal y la mitad del perejil.
En una sarten, dora la cebolla con un chorrito de aceite, una pizca de pimienta y otra de sal (3 minutos). Luego agregale el ajo, el resto del perejil y después de 30 segundos el mijo con el agua. Cuando comience a hervir, bajá el fuego y cocinalo hasta que el mijo esté hecho (50 minutos), pero ojo hay  que revolver de vez en cuando para que no se pegue.
Transcurrido ese tiempo, apaga el fuego, ponle las semillas, rectifica los sabores, mézclalo y deja que enfríe.
Mezcla el mijo con el huevo.
Calienta una sartén y ponle aceite de oliva. Introduce la mitad de la mezcla, bajá el fuego y tapa la sartén. Cuando los bordes se despeguen, da vuelta la tortilla con la ayuda de un plato y vuelve a calentar la sartén y ponle la tortilla. Bajá el fuego y cocinala hasta el punto deseado.

Croquetas de mijo y espirulina
INGREDIENTES (4 porciones)
Mijo                                      100 gramos
Agua                                     1 litro
Cebolla                                1 mediana
Dientes de ajo                  2
Perejil                                  1 puñado
Semillas de chía               15 gramos
Huevos                                1
patata                                  1 cucharada
Espirulina                            2 cucharadas
PROCEDIMIENTO
Pon el mijo en un bol con el litro de agua y dejalo hidratar durante una hora y media.
Corta la cebolla en cuadraditos  y pica el ajo y el perejil.
Tuesta las semillas y muelelas.
Precalienta el horno.
En un bol, batí los huevos con una pizca de pimienta, otra de sal y la mitad del perejil.
En una sarten, dora la cebolla con un chorrito de aceite, una pizca de pimienta y otra de sal (3 minutos). Luego agregale el ajo, el resto del perejil y después de 30 segundos el mijo con el agua. Cuando comience a hervir, bajá el fuego y cocinalo hasta que el mijo esté hecho (50 minutos), pero ojo  revolver de vez en cuando para que no se pegue.
Transcurrido ese tiempo, pon la taza con la patata, revuelve bien para espesar y después de 1 minuto apaga el fuego, ponle la mitad de las semillas, las dos cucharadas de espirulina, rectifica los sabores, incorporalo y dejá que enfríe.
Mezclá el mijo con el huevo.
Con la ayuda de dos cucharas soperas forma las croquetas y  ponlas en una fuente para horno forrada con papel de horno o siliconado. Por encima decoralas con las semillas de chía.
Cocina las croquetas en un horno fuerte durante 3 minutos o hasta que estén hechas.

1 comentario:

  1. Buenos días,
    Me gustaría poder hablar con usted por privado, este es mi correo: nazaret@hotmail.com
    Un saludo.

    ResponderEliminar