viernes, 4 de enero de 2013

DIETA DEPURATIVA


La dieta depurativa. permite perder peso al mismo tiempo que limpiamos el aparato digestivo y renovamos nuestro organismo. Esta dieta ayuda a eliminar toxinas rápida y eficazmente mediante la depuración y la eliminación de líquidos.

La dieta depurativa consiste en seguir un régimen especial dos días a la semana durante un mes y completar el resto de la semana con una dieta de mantenimiento para ayudar a estabilizar el organismo. 

Con la dieta depurativa la pérdida de peso es progresiva, de tal forma que el cuerpo asimila mejor el cambio y resulta más difícil volver a recuperar los kilos perdidos.

El tiempo estimado de duración de la dieta depurativa es de un mes, al final del cual podemos perder hasta 4 kilos. Acabado este período debemos recuperar los hábitos alimenticios habituales siempre que se basen en un menú sano y equilibrado que nos permita mantener el peso conseguido.

Es normal que al empezar la dieta depurativa sintamos algún tipo de malestar como mareos, náuseas, o leve dolor de cabeza, indicativos de que el cuerpo está depurando,sucede lo mismo si dejamos de tomar cafeina, el cuerpo tarda uno o dos días en eliminarla y nos duele la cabeza.

Como en cualquier otro régimen se aconseja consultar con  el médico antes de realizarla.

Menú de los dos días :

Comida: Puré de verduras o ensalada variada, 1 taza de infusión depurativa: zarzaparrilla, boldo,cardo mariano...
1 taza de caldo de apio,cebolla, calabaza, 200gr de queso fresco, requesón o yogur desnatado, a ser posible de leche de cabra que tiene un 50% menos de grasa.

Cena:
Puré de verduras o ensalada variada, 1 taza de caldo, 200 gr. de fruta fresca

Menú para el resto de la semana:

El menú de la dieta depurativa para el resto de la semana debe estar compuesto de un conjunto de alimentos ligeros y variados que puedes combinar para cada comida en dos platos y postres. Puedes incluir los siguientes alimentos:

Verduras: (ensaladas o cocidas) lechuga, endivia, espárragos, tomates, pepino, apio, cebolla, berro, pimiento, calabacín, ajo, judías verdes, perejil, col, alcachofas, espinacas y acelgas.
Carnes: (1 ración al día) pollo, pavo, ternera o conejo.
Pescados: (1 ración al día) lenguado, rape, merluza, gallo, bacalao, calamar, sepia, atún y boquerón.
Frutas: (2 o 3 piezas al día) piña, manzana, melón, naranja, pera, pomelo, fresas.
Lácteos: (3 raciones al día) queso fresco, yogur y leche.
Legumbres: (1 o 2 raciones a la semana) lentejas, garbanzos, alubias y soja no trasgenica.
Huevos: (2 a la semana) revueltos, duros, pasados por agua, en tortilla a la francesa.
Bebidas: agua, zumos, licuados, infusiones y vino (máximo 2 copas al día).

Desayunos y meriendas

Los desayunos deben hacerse a base de frutas, zumos e integrales. El café será preferentemente descafeinado y la leche descremada.

Para la merienda puedes preparar una infusión depurativa, puedes tomar un yogur desnatado con cereales integrales, galletas también integrales o fruta fresca.

Recomendaciones

Tomar al menos dos litros de agua al día.
No tomar café ni bebidas alcohólicas durante la realización de la dieta. Se puede tomar achicoria, malta, bebida soluble de cereales, suero de leche, etc.
Sustituye el azúcar blanco por el moreno o la miel.
No olvides tomar al menos una infusión depurativa al día para estimular la función renal y favorecer la eliminación de líquidos.


¿Qué alimentos se pueden incluir en una dieta depurativa?
Todo tipo de frutas, verduras, hortalizas y vegetales de hojas verdes.
Toda clase de frutos secos.
Pan integral de cereales, que tiene mas fibra.

Edulcorantes naturales como la stevia,  miel o azúcar moreno (no usar azúcar refinado).

Se pueden hacer todos los zumos o jugos de frutas que se deseen, incluso combinando las frutas, pero no mezclar ácidas o cítricas con dulces.
Tomar entre 4 y 8 vasos de agua al día, para ayudar a eliminar toxinas.
Tomar toda clase de infusiones.
Muesli o granola.
Tortitas de arroz.
Usar sólo aceite de oliva o de girasol como grasa y acompañarlo de limón para aderezar las ensaladas. No utilizar nunca vinagre, ya que es muy tóxico.
Restringir al mínimo el consumo de sal.

Recomendaciones
Forma de ingerir los alimentos: todo debe comerse crudo, poco cocido, al vapor o, en casos excepcionales, preparado al horno. De esta manera, los alimentos conservarán todas sus propiedades nutritivas, depurativas y antioxidantes.
Duración de la dieta: no debe seguirse por un período demasiado prolongado. Recomendamos que no supere el mes (en casos de intoxicaciones severas). No obstante, para lograr los resultados deseados, es necesario llevarla a cabo lo más estrictamente posible.

Consejos al finalizar la dieta: es recomendable retomar en forma gradual y progresiva la alimentación normal, obviamente cuidando de que ésta sea lo más sana posible (dieta antioxidante), de manera que se puedan mantener los beneficios alcanzados.
El menú de esta dieta depurativa, es aconsejable para desintoxicar al organismo de los excesos que sufrimos durante las fiestas y cuyos efectos se prolongan unos días después de finalizadas estas.

El menú es sólo un ejemplo, por lo que la cantidad de comidas así como los alimentos pueden variar. La idea  es mostrar cómo sin restringir la dieta a sólo frutas y verduras, se puede desintoxicar el cuerpo. Básicamente, tenemos que incrementar el consumo de frutas y verduras, no descuidar la hidratación, y aliarnos de las grasas buenas, así como también, de las proteínas magras.
Incluyendo alimentos bajos en azúcares y grasas, incrementando la cantidad de líquidos y de fibra, así como de antioxidantes y micronutrientes, podremos aliviar a nuestro cuerpo, depurarlo y facilitar la digestión para sentirnos bien tras cada ingesta.
Las bebidas no deben ser refrescos ni alcohol, por el contrario, conviene siempre que estas sean jugos naturales o simplemente agua. 
Como complemento podemos ayudarnos del cardo mariano, en infusión o en pastillas. Es un gran aliado para depurar nuestra sangre, órganos internos, higado, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario