jueves, 1 de marzo de 2012

SEMILLAS DE SÉSAMO

 Muchos son los alimentos a los que se le incorpora las semillas de sésamo, sus cualidades son para tenerlas en cuenta son ricas en calcio, dependiendo de la calidad y maduración, están entre 900 y 1300 miligramos por cien gramos  y se puede decir que es el alimento con más cantidad de calcio, tanto en el reino animal como en el reino vegetal. 

    Es un muy buen aliado para las personas que tienen que tener un mantenimiento de calcio por patologías osteoarticulares. 

     Hay personas  que por diferentes motivos deben de restringir los lácteos, en algunos casos por intolerancia a la lactosa y en otros por llevar  un control de las calorías como en el caso de la ingesta de quesos, las personas con acidez digestiva también deben de restringir el queso, ya que el queso es uno de los alimentos más acidificantes. 

     El sésamo  contiene  hierro, su aporte  es de unos diez miligramos por cada 100 gr. y  junto con el  zinc, le convierten en un alimento muy adecuado para fortalecer el sistema articular.

    Un dato a tener en cuenta es su aporte de proteínas cercano al 20%.
    Las grasas o lípidos de las semillas de sésamo cercanas al 45%,  junto con su aporte en lecitina y  los ácidos omegas 3 y 6, son muy adecuadas en el colesterol elevado y la ateroesclerosis.
    El equilibrio en potasio y sodio también nos ayuda en las patologías cardiovasculares.
La fibra es otro de los motivos por los que de vez en cuando se debe de tomar una cuchara de sésamo, en el desayuno, añádidas a cualquier alimento, en  tortilla, yogures, o como más nos guste

No se debe tomar más de dos meses seguidos, descansamos uno y repetimos.
El cansancio y agotamiento psíquico son un buen motivo para tomarlas. Sin olvidar sus cualidades nutritivas.


 El origen probable de la semilla de sésamo se sitúa tanto en África como en la India. Existen referencias escritas sobre los asirios comentando el vino que bebían los dioses hecho con semillas de sésamo. También existen referencias históricas que relacionan la semilla de sésamo con los babilonios y con el antiguo Egipto. Mientras los asirios utilizaban las semillas de sésamo para hacer vino, los babilonios lo usaban para hacer aceite y los egipcios para fabricar harina.
Sin embargo, los persas utilizaban las semillas de sésamo tanto en sus diversas formas alimenticias como para aprovechar sus cualidades medicinales.
Por otro lado, en China, se usaba el aceite de sésamo para alimentar las lámparas de aceite y así tener luz en sus hogares, estamos hablando de hace más de 2000 años.
Hoy en día, la semilla de sésamo es utilizada en China tanto como alimento como para uso medicinal. De hecho, el aceite de sésamo es muy apreciado en casi toda asia y en todas las cocinas de renombre del mundo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario