miércoles, 7 de marzo de 2012

VITAMINA E: SUPER-ANTIOXIDANTE


Es una vitamina liposoluble (se disuelven en las grasas, por lo tanto se encuentran asociadas a las grasas de la dieta, y se depositan en las grasas de nuestro organismo) que existe en ocho diferentes formas. Cada forma posee su propia actividad biológica la cual es medida por la potencia o uso funcional en el cuerpo. Alfa-tocoferol (a-tocoferol) es el nombre de la forma de Vitamina E más activa en los humanos. Es también un poderoso antioxidante biológico. La Vitamina E en suplementos es generalmente vendida como alfa-tocoferol acetato, una forma que protege su capacidad para funcionar como un antioxidante.

Los antioxidantes como la vitamina E, actúan para proteger las células contra los efectos de los radicales libres, los cuales son potencialmente dañinos. Los radicales libres pueden dañar las células y contribuir al desarrollo de enfermedades cardiovasculares y cáncer. Estudios que se están llevando a cabo para determinar si la Vitamina E, a través de su habilidad para limitar la producción de radicales libres, podrían ayudar a prevenir o retrasar el desarrollo de estas enfermedades crónicas. La Vitamina E también se ha demostrado que juega un papel en la función del sistema inmunológico, en la reparación de ADN, y otros procesos del metabolismo.
¿Qué alimentos contienen Vitamina E?
Algunas de las fuentes más comunes de Vitamina E son: Los aceites vegetales (oliva, girasol, soja) frutos secos, legumbres y cereales, vegetales de hoja verde, el aceite de germen de trigo es muy rico en vitamina E. En general productos como el maíz, las nueces, semillas (legumbres), aceitunas, espinacas (y demás hortalizas de hoja verde), los espárragos, el  aguacate.

Vitamina E y enfermedades cardiovasculares
Investigaciones preliminares han conducido a una amplia creencia de que la Vitamina E puede ayudar a prevenir o retrasar enfermedades coronarias. Los investigadores han detectado que cambios oxidativos en el colesterol LDL (llamado frecuentemente colesterol "malo") promueve las obstrucciones (arterosclerosis) en las arterias coronarias que pueden conducir a los ataques del corazón. La vitamina E puede ayudar a prevenir o retrasar enfermedad cardíaca coronaria limitando la oxidación del LDL-colesterol.
La vitamina E también puede ayudar a prevenir la formación de los coágulos de la sangre, que podrían conducir a un ataque del corazón. Los estudios de observación han asociado índices más bajos de la enfermedad cardíaca a la ingesta más alta de vitamina E. Un estudio de aproximadamente 90.000 enfermeras sugirió que la incidencia de la enfermedad cardíaca fuera el 30% a el 40% más baja entre enfermeras con ingesta más alta de vitamina E en la dieta y en suplementos. Los investigadores encontraron que la ventaja evidente fue asociada principalmente a la toma de vitamina E en suplementos dietéticos.
Vitamina E y cáncer
Se cree que los antioxidantes como la vitamina E pueden ayudar a proteger las membranas de la células contra los efectos perjudiciales de los radicales libres, que pueden contribuir al desarrollo de enfermedades crónicas tales como cáncer. La vitamina E también puede bloquear la formación de las nitrosaminas, que son agentes cancerígenos formados en el estómago de los nitritos consumidos en la dieta. También puede proteger contra el desarrollo de cánceres realzando la función inmune. Una cierta evidencia asocia una ingesta más alta de vitamina E con una incidencia menor de cáncer próstata y del cáncer de pecho. Un estudio con mujeres  proporcionó evidencia de que una ingestión dietética creciente de la vitamina E podía disminuir el riesgo del cáncer en dos puntos, especialmente en mujeres de menos de 65 años de la edad. The American Cancer Society presentó recientemente los resultados de un estudio a largo plazo que evaluó el efecto del uso regular de la vitamina C y la vitamina E en la mortalidad del cáncer de la vejiga en casi 1.000.000 adultos en los E.E.U.U.

 El estudio, llevado a cabo entre los años 1982 a 1998, encontró que los individuos que consumieron regularmente un suplemento de la vitamina E por más de 10 años tenían un riesgo reducido de la muerte de cáncer de la vejiga.
 
Vitamin E y cataratas
Las cataratas son crecimientos anormales en la lente del ojo. Estos crecimientos nublan la visión. También aumentan el riesgo de ceguera en adultos mayores. Se está estudiando si los antioxidantes pueden ayudar a prevenir o retrasar el crecimiento de las cataratas. Los estudios han encontrado que la claridad de la lente, que se utiliza para diagnosticar cataratas, era mejor en usuarios regulares de suplementos de vitamina E y en personas con niveles más altos en la sangre de la vitamina E.  
 
Vitamina E podría detener el Parkinson
 
Las espinacas son una buena fuente de vitamina E.
El incremento de vitamina E en la dieta reduciría los riesgos de contraer Parkinson.
De acuerdo a estudios hechos en el pasado, el desorden degenerativo del cerebro esta más bien ligado al daño celular que se produce en la oxidación, el proceso por el cual el oxígeno se convierte en energía.
En ese sentido las vitaminas E y C ayudan a minimizar los efectos "secando" las partículas liberadas por la oxidación que causan daño.
Los científicos de tres centros médicos en Estados Unidos examinaron si el uso de estas llamadas anti-oxidantes podría tener un efecto positivo, protector en la enfermedad del Parkinson.
 Pese a que está presente en muchos alimentos, numerosas personas desconocen aún los beneficios de la vitamina E. 
Esta sustancia se caracteriza por ser liposoluble, es decir, que se encuentra en alimentos que contienen grasa, y es un nutrimento inorgánico no energético, por lo que la persona que la ingiere no engorda. 
Esta vitamina, descubierta en 1922.
SirvE para prevenir enfermedades como Alzheimer, artritis reumatoide, padecimientos del corazón, el envejecimiento e incluso, el acné.
Esta vitamina se ingiere en los alimentos como los cacahuetes, chocolate, nueces y aguacates, entre otros: sin embargo se puede consumir como complemento alimenticio, en cápsulas.


La vitamina E se encuentra en los aceites de girasol, lino y maíz, pero hay que tener en cuenta que el aceite utilizado en una fritura pierde su efectividad. Para conservar la vitamina E de los aceites, éstos deben estar bien tapados y en recipientes oscuros en los que no les dé luz.
La mayoría de la gente no tiene conciencia de que el consumo de esta vitamina a edades tempranas puede ayudar a prevenir las enfermedades ya mencionadas.
Mucha gente comienza a tomar esta vitamina cuando llega a la edad madura, porque sólo conoce sus efectos benéficos en la vejez

Específicamente, esta vitamina protege a las membranas biológicas de los nervios, músculos y el sistema cardiovascular, ayuda a prolongar la vida de los glóbulos rojos y a que el organismo haga un óptimo uso de la vitamina A.
Entre los órganos beneficiados por la acción de la vitamina E están el pulmón, en el que -según estudios- ayuda a disminuir los efectos tóxicos del humo del cigarro, y el hígado al que protege de daños causados por el alcohol. También previene afecciones coronarias por presión sanguínea alta y niveles elevados de colesterol, así como la degeneración neuronal, sobre todo en la enfermedad de Alzheimer, y aumenta el potencial del sistema inmunológico, lo que protege de los crecimientos tumorales.
En cuanto al envejecimiento, la vitamina e ayuda a mantener la producción de la elastina y el cólageno, vitales para la firmeza de la piel, de manera que retrasa la aparición de la arrugas.
  

2 comentarios:

  1. la vitamina e en capsulas puedo ponermelo directemente en la cara por las noches? mi piel es grasosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes aplicar aceite de oliva con una cucharada de limón. El aceite te humectara al mismo tiempo que el limón al ser astringente, evita la obstrucción de poros. aplica esto 1 o 2 veces por semana.

      Eliminar