jueves, 23 de febrero de 2012

INVESTIGACIONES SOBRE LA VITAMINA C PARA EL CATARRO COMÚN

USO DE LA VITAMINA C EN EL CATARRO COMÚN

Si la generación de oxidantes es la causa parcial de los síntomas de una infección, entonces estos pueden ser aliviados al disminuir el nivel de oxidantes, situación ésta observada en ratones infectados por el virus de la gripe en los cuales la producción de superóxido por los fagocitos aumentó varias veces. La mortalidad causada por influenza fue menor en los ratones inyectados con vitamina C.

La vitamina C es el más importante antioxidante en el plasma humano y por lo tanto, puede ser un factor fisiológico determinante para neutralizar la liberación de oxidantes por los neutrófilos. La activación de los neutrófilos in vitro causa una oxidación rápida de la vitamina C extracelular, lo cual indica que concentraciones altas de vitamina C suministran protección contra el daño causado por los oxidantes liberados in vivo.
Si los oxidantes producidos por los neutrófilos desempeñan un papel en la patogénesis del catarro común se debe esperar que:
  1. El metabolismo de la vitamina C cambia durante el catarro común.
  2. El suplemento de vitamina C  hace desaparecer los síntomas del catarro común.

Durante el catarro común, la concentración de vitamina C en los leucocitos y la cantidad excretada en la orina disminuyen, además grandes dosis (4 a 10 g) de vitamina C típicamente causa trastornos digestivos, como diarrea entre las personas sanas, sin embargo, los individuos con catarro común pueden ingerir hasta 30 g/d sin problemas de sobredosis. Estas variaciones son evidencias de cambios en el metabolismo de la vitamina C en infectados con los virus del catarro común. Aunque varias infecciones virales y bacterianas pueden conducir a la activación de los neutrófilos, el potencial de la vitamina C no debe estar limitado a la entidad mencionada anteriormente y se sugiere que grandes dosis de dicha vitamina son  útiles en pacientes con infección bacteriana.
Desde 1930 y hasta 1960 varios autores sugirieron que la vitamina C tenía una acción beneficiosa sobre el catarro común. La opinión de los médicos cambia a favor de la vitamina C después de 1970, cuando Linus Paulig (dos veces premio nóbel) escribió un libro en el que aseveró que dicha vitamina prevenía los episodios de catarro común. 

En 1971, Pauling llevó a cabo un meta-análisis de 4 ensayos controlados con uso de placebo y concluyó que todos los beneficios reportados sobre la vitamina C no podían ser considerados solamente por el azar-
Después de esto se realizan varios ensayos sobre la base de la hipótesis de Pauling. 
Muchos años después, Hemila, del Departamento de Salud Pública de la Universidad de Helsinki y gran estudioso de las bondades del ácido ascórbico, publica un análisis Y llega a varias conclusiones.
Fue correcta la conclusión de Pauling, sobre la base de las publicaciones existentes hasta ese momento, se hacía referencia a que la vitamina C en general tenía efectos biológicos sobre el catarro común, pero él fue en exceso optimista con respecto a la cuantía del beneficio. Sus conclusiones cuantitativas se basaron en el resultado de un ensayo controlado y con placebo a escolares en un campo de esquiar en los Alpes suizos, en los cuales hubo una disminución significativa en la incidencia y duración del catarro común en el grupo que recibió 1 gr. de vitamina C.  No obstante, la conclusión general de que la vitamina C tiene efectos fisiológicos sobre el catarro común es de gran importancia, pues rompe con el consenso general de que el único efecto fisiológico de la vitamina C es la prevención del escorbuto.


Podemos citar como ejemplo de resultados en grupos limitados los obtenidos en varios estudios con sujetos bajo estrés agudo y fuerte en los cuales se encontró una disminución considerable de la incidencia de catarro común con el suplemento de vitamina C. Dichos estudios estuvieron basados; primero, en la sugerencia de que existía un aumento del riesgo de infección respiratoria en sujetos que hacían ejercicios fuertes. 
Segundo,  acerca de la vitamina C, lo que esta vitamina  podría apoyar al sistema inmune de los sujetos con éstres físico fuerte.
Hemila selecciona los trabajos aparecidos en la literatura en que los sujetos están sometidos a un éstres físico fuerte e identifica 4 de ellos en los que el estudio es realizado con grupo control a doble ciego y los analiza pormenorizadamente.
En 1994, Hemila publicó otro trabajo en el que seleccionó 21 estudios controlados, con placebo, en los cuales se utilizó al menos 1 gr. de vitamina C con el objetivo de valorar si ésta era o no útil en la prevención y tratamiento del catarro común.
En cada uno de los grupos en los que se usó la vitamina hubo disminución en la duración y severidad de los síntomas .
Al analizar cuál sería la mejor dosis para el tratamiento del catarro común, en la mayoría de los estudios se usó 1g/d, 6 grupos recibieron 2g/d y 2 grupos usaron 3g/d regularmente. El promedio de disminución de la severidad fue del 19 % en los estudios que usaron 1g/d de vitamina, y 29 % en los estudios que usaron 2 - 4 g/d durante el episodio de catarro. La diferencia sugiere que el beneficio máximo no se obtiene con un gramo de vitamina sino aumentando la dosis.

USO DE LA VITAMINA C EN EL CATARRO COMÚN

Algunos médicos han tratado a sus pacientes con catarro con dosis mayores que las usadas en los estudios mencionados anteriormente. Cathcart ha propuesto que la mayor dosis puede ser una ligeramente menor que aquélla que causa problemas digestivos. Él sugiere que la dosis debe incrementarse hasta el nivel que cause ligeros malestares estomacales (diarrea) para encontrar el límite superior y después usar dosis menores en la terapia.

La teoría de que los bajos niveles  de vitamica C aumenta la proteccion contra las infecciones no es algo nuevo, ya en 1924, Hojer encontró en animales de experimentación alimentados con una dieta deficiente en vitamina C una tendencia aumentada a las infecciones, principalmente del tracto respiratorio superior y también de neumonía.

Para reafirmar esta hipótesis, Hemila analiza en un artículo22 los 6 más grandes estudios con suplemento de vitamina C llevados a cabo en el Reino Unido y nuevamente no hay evidencias de que las dosis altas de vitamina C disminuyen la incidencia de catarro común en la gente ordinaria.
Con el antecedente conocido por estudios realizados de que la ingestión y la concentración de vitamina C en el plasma del sexo masculino en el Reino Unido, es menor que en el sexo femenino, el autor consideró que la vitamina C tiene un efecto fisiológico sobre  la función del catarro común.

Hasta aquí se ha analizado la influencia de la vitamina C en la incidencia, duración y severidad de los síntomas del catarro común, pero no queríamos pasar por alto la relación de la ingestión de dicha vitamina con la incidencia de neumonía.
Revisamos otra publicación de Hemila que analiza los hallazgos de 3 ensayos controlados  en los cuales se reporta el número de casos de neumonía en los grupos que reciben vitamina C y los controles. En cada ensayo se encontró una incidencia considerablemente menor de neumonía en el grupo que recibía el suplemento vitamínico, la misma en los 3 estudios es del 80 %.

En la actualidad se trabaja en el efecto que causan los antioxidantes como la vitamina C en la protección contra ciertas enfermedades como el cáncer, la cardiopatía isquémia y otras, dadas las evidencias epidemiológicas y de laboratorio que indican el daño oxidativo causado por los radicales libres de oxígeno en las enfermedades mencionadas anteriormente. Está claro también que las dietas ricas en antioxidantes protegen contra esas enfermedades. 

Conclusiones

  1. El efecto fisiológico de la vitamina C no está restringido a la prevención del escorbuto.
  2. El suplemento de grandes dosis de vitamina C disminuyen la incidencia de catarro común.
  3. La ingestión de vitamina C durante el episodio de catarro común disminuye los síntomas, la intensidad de los mismos y su duración.
  4. El tratamiento del catarro común con dosis mayores de 1g/d de vitamina C tiene mejores resultados que dosis menores. Tomar 1gr. de vitamina C cada 4 horas, hace desaparecer los síntomas y molestias de catarros y gripes.
El tratamiento ortomolecular completo anti-infecciones, sean estas: catarros, gripes,alergias, asma, etc, es:
VITAMINA C+ ACIDO PANTOTENICO+ B COMPLEX 100
LA DOSIS VARIARA DE ACUERDO A LA PERSONA (SI ES ADULTO O ÑIÑO) Y A LA ENFERMEDAD QUE TENGA.
ESTAS VITAMINAS JUNTAS  C+B+AC.PANTOTENICO SE TRANSFORMAN EN UN PODEROSO ANTIBIÓTICO NATURAL, SIN EFECTOS SECUNDARIOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario