lunes, 6 de febrero de 2012

LUPUS ERITEMATOSO Y TRATAMIENTO ORTOMOLECULAR

El Lupus Eritematoso Sistémico puede ser generalizado o diseminado con una incidencia de 4 a 7 casos por 100.000 habitantes por año . Se presenta a cualquier edad, con predominio entre los 15 y los 30 años y con una presencia en el sexo femenino más frecuente .

Es una enfermedad autoinmune de origen desconocido para la medicina alopática que genera vasculitis por hipersensibilidad y afecta capilares de pequeño calibre, vénulas y grandes vasos.
En 75 a 85% de los enfermos aparecen lesiones cutáneas que van desde eritema hasta formación de ampollas; la fotosensibilidad (60%) y síntomas generales como fiebre y astenia intensa. En la piel, los más frecuentes son el eritema y las placas eritematosas, ante todo en las mejillas y el dorso de la nariz, en “alas de mariposa”, pero pueden observarse en antebrazos, palmas, articulaciones interfalángicas y plantas. El color del eritema varía de rosado a violáceo, y la distribución, tachonada o difusa. 

1. Aparece inflamación notoria y los ataques duran horas, días o semanas; suele haber mialgias generalizadas.
2. En la asociación de lupus y artritis, llamada rhupus, hay artritis grave.
Al producirse esta inflamación aparecen: Tos , Silbidos en el pecho , Secreciones (flemas) , Disnea o fatiga. Aunque el lupus puede afectar cualquier parte del organismo, la mayoría presenta síntomas solamente en algunos órganos. El cuadro siguiente muestra  los síntomas más comunes de los pacientes con lupus:
SÍNTOMAS
Dolores articulares 95%. Fiebre de más de    38º   90%
Artritis (articulaciones inflamadas) 90%
Fatiga prolongada o extrema 81%
Ronchas en la piel 74%
Anemia 71%
Afección de los riñones 50%
Dolor en el pecho con respiración profunda 45%
Roncha en forma de mariposa en las mejillas 42%
Sensibilidad a la luz solar (fotosensibilidad) 30%
Pérdida del cabello 27%
Problemas en la coagulación de la sangre 20%
Fenómeno de Raynaud (dedos que se ponen blanco y/o morados-azules con el frío) 17%
Convulsiones 15%
Ulceras en la Boca o la Nariz 12%
El lupus hasta la fecha se cree que es una enfermedad DIFICIL DE CURAR, aún con todos los adelantos de la medicina, no ha sido posible curarlo. A traves de la medicina ortomolecular y El Biomagnetismo Médico es una realidad ya que se ha podido sanar a pacientes de lupus. La diferencia fundamental entre la medicina alopática y el biomagnetismo médico consiste en que la primera cura y atiende el síntoma y el segundo busca y trata la etiología de la enfermedad.
Para el Par biomagnético, el lupus una enfermedad compleja con problemas autoinmunes, degenerativos. 
Según el Biomagnetismo Médico,  La bacteria del Proteus Mirabilis alojada en la Cápsula renal, provoca todas las manifestaciones descritas. 




NUTRICION ORTOMOLECULAR Y FITOTERAPIA
Otra de las claves para controlar la enfermedad y devolverle al paciente su calidad de vida es la complementación nutricional y el uso de hierbas medicinales. 

Estos son los elementos más importantes que debería contener un tratamiento para combatir el lupus:
Primero hay que desintoxicar el organismo con minerales: Magnesio, potasio y zinc
Tambien los omegas son imprescindibles, así como el aceite de linaza. Parece  ser que todas las enfermedades autoinmunes detienen su proceso degenerativo si se toman dosis de 3 gramos de acido graso  omega 3, durante tres semanas. Sólo este aspecto terapéutico de los ácidos grasos Omega 3 presentes en el aceite de pescado lo convierten en un recurso inestimable en el tratamiento. 

Existen estudios clínicos que demuestran la capacidad de estos nutrientes para lograr remisiones de la enfermedad. Por eso, promover el uso de aceites vírgenes, como el de semilla de uva, pescado y frutos oleaginosos podría marcar una diferencia históricamente significativa, no sólo en las enfermedades autoinmunes, sino también en otras de carácter epidémico como los trastornos cardiovasculares, el cáncer, la diabetes o el sida. 
Cartílago de Tiburón: Los mucopolisacáridos presentes en el cartílago de tiburón han demostrado ser importantes agentes inmunoreguladores; de ahí que una terapia adecuada que combine su ingesta  con el aceite de pescado pueda incluso llegar a detener el proceso degenerativo. Además, el cartílago de tiburón es útil para regenerar las articulaciones, habitualmente afectadas por esta enfermedad. Tambien puede sustituirse por colágeno que regenera cartilagos, tendones y huesos.
Nutrientes inmunoestimulantes: A diferencia de los antiinflamatorios utilizados por la alopatía, la naturaleza nos brinda sustancias  antiinflamatorias que, inversamente a esas drogas, actúan como inmunoestimulantes. Se sabe que las crisis en las enfermedades autoinmunes aumentan tras una infección, y que los antiinflamatorios químicos tienen la desventaja de debilitar las defensas predisponiendo al paciente a nuevas infecciones dando paso a un nefasto círculo vicioso.
Entre los inmunoestimulantes naturales que cabe recomendar para mantener al paciente alejado de cualquier infección destacan la Uña de gato y el Zinc.
Alimentos antioxidantes: Los alimentos con mayores capacidades para controlar los radicales libres no deberían faltar en la estrategia de salud de cualquier persona que desee mantener la vitalidad y, por tanto, mucho menos en la de quien padece una severa enfermedad. Entre los antioxidantes convencionales se hallan las vitaminas A, C, E, el betacaroteno –provitamina A- y el selenio así como  -aunque menos conocido-  el ácido lipoico. 

Cabe destacar que la nutrición antioxidante potencia sinérgicamente los efectos inmunoreguladores y antiinflamatorios de los elementos citados anteriormente.
LA NECESARIA DESINTOXICACION: Es importante añadir que la autoinmunidad podría tener su origen en la toxicidad de nuestro terreno orgánico, o que ese problema, al menos agrave la situación; todos sabemos que, si bien los intestinos deberían ser la alcantarilla del cuerpo, lo cierto es que habitualmente son una verdadera cloaca. Una alimentación  como la que antes hemos propuesto es, por tanto, una buena manera de mantenerlos saludables.
Como mantenimiento sería bueno tomar cada día dos cucharadas de semillas de lino y chia en ayunas; no solo mantendrán nuestra regularidad intestinal sino que además nos aportarán otros nutrientes de interés. 

También podemos poblar nuestros intestinos con bacterias benéficas consumiendo jugo de col fermentada o suplementos de acidóphilus, o tomar el maravilloso kéfir de agua, que explicamos en otro articulo del blog como fabricarlo.
Como el hígado cumple un importante papel de apoyo en esta labor, estimulémoslo con infusiones  o capsulas de cardo mariano, alcachofa o boldo.
LA CLAVE ESTA EN LAS EMOCIONES
Recuérdese en todo caso que, junto con las infecciones, el estrés emocional es el principal agente promotor de  cualquier crisis. Por eso las herramientas de control psíquico para mantener en el enfermo una actitud adecuada son importantes y pueden llegar a marcar una significativa diferencia en su calidad de vida.
Una mente serena ayuda muchísimo a ser más eficientes.  Para ello podemos valernos de disciplinas como el yoga, la meditación, el tai chi o alguna actividad que nos recree y regocije el espíritu.

Es más, si se animan a seguir estos consejos, comenzarán a preguntarse después de un tiempo, cual es la razón por la cual muchas personas no son informadas del valor de la medicina natural y otras terapias como la medicina ortomolecular y el biomagnetismo como alternativas a tantos medicamentos con efectos secundarios.

2 comentarios:

  1. Gracias por la información del lupus tenia varias dudas y con el articulo me aclaro mucho.

    ResponderEliminar
  2. Para la persona que tiene un.lupus de la sangre puede tomar el kefir

    ResponderEliminar